REAL AVILÉS

Inminente acuerdo para la venta del Real Avilés al grupo inversor mexicano IQ

José Luis Tamargo, Álvaro López y José María Tejero, el pasado mes de diciembre la presentación del acuerdo de gestión.
José Luis Tamargo, Álvaro López y José María Tejero, el pasado mes de diciembre la presentación del acuerdo de gestión. / MARIETA

Las negociaciones están encauzadas a falta de detalles y sin que las dos partes hayan confirmado la operación todo apunta a un entendimiento total

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

La negociación para la venta del Real Avilés al grupo mexicano IQ Finanzas estaba muy bien encaminada cuando el martes se conocía la nueva situación. Y todo apunta a un principio de acuerdo para un traspaso de poderes que parece inminente, incluso hoy mismo. Julio Scheilch y Denis Colmenares, que llevan personalmente las negociaciones en representación de José María Tejero y Álvaro López, habrían alcanzado ayer un entendimiento a partir de una cifra de dos millones de euros, sin que se conozcan los detalles, como la forma de pago. Este último extremo sería lo único que está sin resolver dentro del acuerdo general para consumar la compra venta del Real Avilés, y a lo que debe responder el grupo mexicano para que se inicien los trámites burocráticos.

Con la base del acuerdo conseguida solo faltaría esa confirmación oficial de la operación por alguna de las dos partes, que ayer se limitaban a decir que las negociaciones encaminadas a la compra del Real Avilés por IQ Finanzas van «por buen camino». Lo que se pudo saber es que el grupo mexicano pagará, la próxima semana, de los 32.600 euros que se les debe a catorce futbolistas de la temporada 2015-16, y a Andy, que estuvo medio campeonato en la campaña recién finalizada, 2016-17, para normalizar la situación del club a nivel federativo. A esa cantidad hay que sumar los más de mil euros que Cristian denunció y ganó por la vía judicial.

Esta noticia es el mejor indicativo para pensar en la realidad de la venta del Real Avilés CF SAD al grupo IQ Finanzas, cuyos gestores ya han dado la orden de poner en marcha el nuevo proyecto para el ejercicio 2017-18. Esa orden de ingreso del dinero denunciado en la cuenta de la AFE desbloqueará la actual situación federativa del club, sin posibilidades de tramitar las licencias de los futbolistas.

Tejero quiere dejar el club tras veinte años y Álvaro López hacerse con la propiedad Dos millones de euros es el precio de partida al margen de las deudas públicas y privadasLa próxima semana se ingresarán los 32.600 euros en la AFE para desbloquear el clubSe ha dado la orden de firmar los contratos de los futbolistas que estaban a la espera

Que la compra del club por parte de IQ Finanzas está en marcha no solo puede deducirse de ese pago a los futbolistas que denunciaron sus deudas. También se empieza a poner en marcha la maquinaria interna, con poco personal de momento, para animar a los aficionados con una campaña de socios en la que ya se está trabajando, así como en otras medidas de carácter social que fueron aparcadas con el inicio del conflicto entre la propiedad y la gestión del club realavilesino.

El grupo inversor mexicano lleva unos días ordenando sus cuentas para financiar la adquisición de las acciones de José María Tejero, con las que tendrá la propiedad del club, tal como deseaba Álvaro López desde que se hizo cargo de la gestión en diciembre de 2016. El máximo responsable de IQ Finanzas, que ha optado por no pronunciarse públicamente sobre la posible compra, dijo recientemente que solo pagaría las deudas si el Avilés fuese de su propiedad.

La pelota de ese partido está ahora en el tejado del grupo mexicano, que ya ha adquirido dos clubes en su país, con uno más en camino y otro en Perú. A ese grupo se añadirá en las próximas horas el Real Avilés. Llegado ese momento se podrán conocer detalles importantes, como la responsabilidad final de las deudas, que en algún caso se incluirían en el pago de los dos millones, y que tiene pensado hacer IQ Finanzas con el lastre institucional, más de medio millón de euros de deuda con las instituciones, sobre todo el Ayuntamiento. Sin la presencia de quien parece obstaculizar un acuerdo con los responsables municipales, quizás con un propietario nuevo pueda conseguirse.

José María Tejero, que se mantiene al margen de las negociaciones, se negó en redondo a la venta cuando en febrero Álvaro López lanzó su oferta de dos millones. Meses después ha cambiado de opinión y deja pistas sobre los motivos: «Uno vende lo que es suyo cuando lo estima conveniente, no porque alguien te obligue. Entiendo que ahora es un buen momento para hacerlo y lo decido libremente», dice recordando la presión a la que fue sometido en su momento. Tejero dejará la presidencia veinte años después, que se cumplirán el próximo día 14.

Más información

Fotos

Vídeos