Real Avilés

Inferioridad de un Real Avilés que vuelve al pozo

Lucas Anacker, de nuevo titular en la portería del Avilés, se prepara para coger el balón ante David González. / HUGO ÁLVAREZ
Lucas Anacker, de nuevo titular en la portería del Avilés, se prepara para coger el balón ante David González. / HUGO ÁLVAREZ

Pierde con justicia en El Requexón ante un Oviedo B mucho mejor y ocupa otra vez puesto de descenso | La velocidad del filial azul desarboló al equipo de Xiel en la primera parte y Luis Nuño maquilló con su gol en el añadido un justo triunfo local

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

El Real Avilés perdió con decoro (2-1) en su visita a uno de los referentes del grupo asturiano de Tercera División, el Oviedo B, pero el marcador mínimo es lo mejor que se lleva el equipo de Xiel de un partido de superioridad oviedista, con un primer tiempo de manual y un segundo más equilibrado, en el que los avilesinos lograron evitar lo que pudo ser otro chaparrón como el recibido en Langreo un par de semanas atrás.

El balance de la jornada en lo colectivo deja al Real Avilés otra vez en puestos de descenso, antepenúltimo, algo que tristemente ya ha dejado de ser noticia. En lo individual, cara para Luis Nuño con su sexto gol del campeonato, y cruz del francés Thomas, el mejor defensa del equipo, lesionado en la segunda parte y con pinta de tener una buena rotura muscular en el isquiotibial de su pierna izquierda.

El encuentro de ayer se planteaba con dos estilos que desde el pitido inicial quedaron plasmados en el campo. El Oviedo B cogió el balón para fabricar jugadas al galope y el Avilés se pertrechó en su campo con un 4-1-4-1 en el que Chus ejercía de tercer central, fijando la marca del ariete David González, cuando atacaba el rival, y en referencia para iniciar las salidas del juego.

Más noticias

En los primeros escarceos del partido Luis Nuño, servido por Adama, estuvieron a punto de darle la razón a Javi Rozada, técnico azul, que había fijado su preocupación en estos dos futbolistas. Pero era el Oviedo B el que imponía su mayor ritmo de juego, con Jimmy, Ander y Borja en el manejo de la pelota, buscando el filón de su banda derecha, en la que Lucas y Ernesto fueron dos martillos pilones. En una de sus asociaciones llegó el primer gol del partido, a los 14 minutos cuando el lateral vio el espacio para habilitar la internada del interior, cuyo servicio al punto de penalti lo convirtió, tras un buen control, David González, que batió de remate ajustado a Lucas, que regresó a la titularidad por decisión de Xiel.

El Avilés intentó reponerse del golpe, pero a una velocidad de crucero era imposible superar o frenar a los talentosos y jóvenes jugadores del Oviedo B. Se mantuvo el dominio azul, aunque hasta la media hora no hubo noticias en el área de Lucas, que justo en ese minuto lograba salvar el remate en el primer palo de David González tras otro servicio a la carta de Ernesto. En el arreón final antes del descanso los oviedistas rozaron el segundo gol, a los 42 minutos en un gran disparo de Asier que se estampó en la cruceta de la portería avilesina, y a los 45 cuando Ander le pegó con todo desde la frontal a un balón que lamió el palo izquierdo de Lucas.

Vivos al descanso

El Avilés llegaba vivo al descanso, pero muy tocado porque solo la fortuna mantuvo el marcador en el mínimo posible tras una exhibición de juego del equipo de Javi Rozada. El técnico no las tenía todas consigo porque tres semanas antes pudo golear al Marino en un primer tiempo arrollador, y acabó perdiendo... Y seguro que antes de cumplirse el segundo minuto de la reanudación recordó aquél partido cuando Luis Nuño encontró el espacio en el área para un remate de gol que evitó una prodigiosa mano de Aitor.

Aunque el equipo de Xiel ya tenía otra pinta, esa ocasión fue una excepción, porque hasta el gol en el tiempo añadido no hubo más. Rozada había dado un toque a los suyos tras la ocasión citada y ante un Avilés obligado a dar un paso adelante, el filial se apostó a la contra. En una que gestionó a los 62 minutos, Asier remató fuera a dos metros de la portería, cuando se cantaba gol, tras recibir un balón de David González. La segunda ocasión, a los 66, fue la definitiva para el 2-0. El Oviedo B botó en corto un saque de esquina y tras el centro de Borja Sánchez, Ander remató provocando un rechace y un balón suelto que Prendes mandó a la red.

El Avilés, como reseñamos en las primeras líneas, estaba con un jugador menos y lo pagó en una acción a balón parado que dejaba el partido prácticamente decidido y con el riesgo de un castigo mayor. Rozada dio cancha al delantero Steven tras su exitoso debut en Zorilla en el primer equipo del Oviedo, y fue otro hombre de refresco, Sandoval, el que más buscó el gol, con varios remates, uno de ellos estrellado en la parte exterior del poste tras un centro de Ernesto.

Gol muy tardío

El tramo final del partido fue un ida y vuelta sin mucho orden. Xiel había refrescado a su equipo con los cambios y el premio de consolación llegó ya en el tiempo añadido en un balón suelto en el área que cazó Luis Nuño con la zurda. El gol del honor que se dice, aunque para el Avilés no hay tal cuando ocupa puesto de descenso a categoría regional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos