Real Avilés

Los impagos siembran la inquietud y el malestar en la plantilla del Real Avilés

Carlinos en una jugada del partido del domingo ante el Roces./MARIETA
Carlinos en una jugada del partido del domingo ante el Roces. / MARIETA

Con el equipo en fase de mejora y recuperando lesionados, la falta de respuestas por parte del club puede provocar alguna medida drástica

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Las dos victorias consecutivas en el Suárez Puerta ante el Valdesoto y el TSK Roces, los apuntes de mejoría del equipo para salir de la parte baja de la clasificación y la recuperación de algunos efectivos que se recuperan de lesiones, no se dejan traslucir en los rostros de los futbolistas del Real Avilés. Pocos de ellos están para bromas porque los impagos siguen sin tener solución y el paso de los días puede provocar una crisis en la plantilla, con posibles medidas drásticas por parte de algunos jugadores.

Desde el club se sigue intentando transmitir confianza que las inversiones llegarán pronto, pero la realidad es que los plazos que se han ido anunciando no tienen refrendo por ahora. En la plantilla está sembrada la inquietud y la preocupación con dos meses de salario pendiente. José Ramón Cañedo, encargado de captar apoyo financiero para el club avilesino: «Esperemos que esta semana encontremos la solución, a ver si mañana o el miércoles».

Hay que recordar que el asesor económico del presidente del Avilés cifró en 200.000 euros, la inversión de un grupo mexicano, Mundo Financiero, por patrocinio. Con ese dinero se cubriría prácticamente el presupuesto de la temporada en la primera plantilla si no se encarece con nuevos futbolistas una nómina mensual que está por los 15.000 euros.

José Ramón Cañedo dice que espera la inversión desde México para esta semana

Entre los futbolistas la preocupación se palpa porque varios de ellos están tirando de ahorros para asumir los gastos, entre ellos ir a los entrenamientos. El malestar se puede traducir en alguna decisión de relieve si la situación se prolonga sin visos de solución ni una garantía de. Uno de los jugadores blanquiazules dice que «cuando fiché se me aseguró que había dinero para pagar al día hasta enero, que después había que buscar ingresos para completar la temporada, como pasa en tantos clubes, pero veo que no era verdad porque ya nos deben dos meses y estamos en noviembre».

Estas incertidumbres pueden ser la nueva rémora de un equipo que en condiciones económicas de normalidad tiene que ir a más. No para llegar donde por nombre tendría que estar, para navegar por la zona media como sucedía hace una década. Xiel no quiere entrar en cuestiones que «son la directiva, lo mío es la parcela deportiva, sacar rendimiento a los jugadores y hacer un equipo competitivo, pero es cierto que los futbolistas rinden mejor cuando están al día, eso está claro», dijo al término de la sesión de ayer.

El entrenador se expresa con prudencia, pero tampoco puede ocultar su preocupación porque está convencido de que si ese problema queda solucionado, el Avilés cumplirá una temporada digna a ras de campo. La mejoría que ya se deja ver en algunos matices, y sobre todo empezar a rebajar la lista de bajas, son motivos que ayudan para el objetivo de Xiel.

Fotos

Vídeos