Real Avilés

Los impagos paralizan al Real Avilés

El Avilés podrá empezar a entrenar, pero hasta que no pague la deuda los jugadores carecerán de licencia federativa. / MARIETA
El Avilés podrá empezar a entrenar, pero hasta que no pague la deuda los jugadores carecerán de licencia federativa. / MARIETA

Suspendidos los derechos federativos del club tras no liquidar los 32.500 euros de deuda a sus jugadores

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

El Real Avilés está paralizado federativamente tras no abonar ayer lunes los 32.500 euros que el club adeuda a catorce jugadores de la temporada 2015-2016. La Comisión Mixta de Tercera División, en la que está la AFE, el sindicato de futbolistas españoles que recogió las denuncias de los jugadores blanquiazules, había dado de plazo al Avilés para hacer efectiva o avalar esa cantidad hasta ayer, 3 de julio, a las 12 horas.

Como se suponía por las declaraciones realizadas, y mantenidas aún ayer por José María Tejero y Álvaro López, presidente del Avilés y gestor de IQ Finanzas, respectivamente, el dinero no llegó a la cuenta de la AFE, que dio traslado a la Federación Española para la inmediata aplicación de la sanción.

La consecuencia del impago supone la imposibilidad de tramitar las fichas a los futbolistas, trámite que los clubes ya pueden realizar. El Avilés, por medio de su presidente, aunque el cumplimiento se podría dar a lo largo de julio e incluso agosto, antes del primer partido de competición oficial de la temporada 2017-18, podrá inscribir a todos los equipos del club, cosa que hará esta misma semana, según avanzó ayer. Lo que ya no se puede es tramitar las licencias.

El problema de prolongar ahora esta situación de incertidumbre en el momento actual es que la vida del club se paraliza a todos los niveles, justo cuando hay que poner en marcha las bases del nuevo proyecto, tanto a nivel deportivo como en la estructura de funcionamiento.

Para empezar, la confección de la plantilla, que ya estaba teniendo importantes problemas por el pulso en la cúpula del Avilés, sufre ahora un revés definitivo que con toda probabilidad frustrará operaciones en marcha para incorporar nuevos fichajes. De momento y pese al acuerdo verbal, la firma del contrato de Luis Nuño se ha pospuesto sine die, igual que la renovación de Nacho Méndez, a quien el Langreo quiere recuperar tras dos años como blanquiazul, mismo tiempo que acordó con Tamargo para prolongar su vinculación.

Además de eso, entre los jugadores que tienen contrato o han renovado, el nerviosismo está a flor de piel y en algún caso puede producirse alguna petición de baja si pasan los días y no hay soluciones. De momento el Avilés ya es noticia porque su proyecto se detiene, no solo en ese diseño deportivo sino en el organizativo.

A estas alturas hay que poner en marcha la campaña de socios, ordenar las distintas áreas de trabajo, encargar el material deportivo, matizar el trabajo de pretemporada, cuyo inicio se había señalado para el 24 de julio, y organizar el calendario de partidos amistosos. La participación del Real Avilés en Copa del Rey impide entrar en la Copa Federación, que aseguraba al menos cuatro partidos veraniegos. Sin ellos se había captado a la Ponferradina y al San Sebastián de los Reyes, choques a los que ahora hay que poner el interrogante. Como en todo lo que rodea al Real Avilés en los últimos años.

Pulso en la cúpula

La confirmación del impago y la consecuencia inmediata no parece ser motivo de preocupación ni en la propiedad del club ni en el grupo gestor. La cláusula de confidencialidad a la que José María Tejero y Álvaro López se comprometieron impide al mundo exterior conocer la letra pequeña del acuerdo. El presidente mantiene que «todos los pagos están a nombre de Real Avilés GD, que es la empresa con la que gobierna IQ en el club, pero el gestor dice que «ese pago no les corresponde de ninguna manera».

El responsable del grupo inversor mexicano se reserva desvelar los pasos legales que dará, pero no descarta dar de paso la demanda que ya hace unos meses tiene preparada, en la que podría añadir una más por no poder realizar su nuevo proyecto por una deuda, los pagarés, de la que es responsable el máximo accionista, siempre según la versión de IQ Finanzas. López, además, habría dado ya el encargo a sus personas de confianza en el Avilés de ordenar todas las cuentas para desglosar los pagos que están pendientes de la pasada temporada y cotejarlo todo con el consejero delegado del Real Avilés CF SAD, Julio Scheilch para tratar de alcanzar un acuerdo.

Fotos

Vídeos