Los gestores de IQ Finanzas confían en revertir su situación en el Avilés

José Luis Tamargo conversa con los futbolistas, el pasado jueves tras encontrarse las puertas del estadio cerradas. / MARIETA
José Luis Tamargo conversa con los futbolistas, el pasado jueves tras encontrarse las puertas del estadio cerradas. / MARIETA

El abogado valenciano Santiago Nebot llega esta tarde a nuestra ciudad para buscar una solución mientras a los jugadores se les agota el tiempo

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

La competición oficial dio comienzo ayer para el Real Avilés y el gestor del club hasta hace semanas se ha quedado fuera de la convocatoria. La toma del poder por parte de José María Tejero apelando a una cláusula del contrato de gestión sin encomendarse a una sentencia judicial, ha impedido a IQ Finanzas abrir el campeonato sobre el terreno de juego.

El grupo inversor mexicano que lidera Álvaro López se ha encontrado en un callejón sin salida, cerrado a cal y canto por José María Tejero, a quien como presidente corresponden unos trámites deportivos que no se han dado de paso para que los gestores saquen adelante su proyecto deportivo. A nivel federativo no se puede hacer nada porque Tejero tiene la firma, y sin ella nada puede hacer Real Avilés Gestión Deportiva, empresa con la que IQ ha llevado el club desde diciembre de 2016. Judicialmente tampoco hay resquicio para la urgencia del caso, pues en agosto solo se tramitan en los juzgados de guardia demandas penales y asuntos civiles especiales.

Es en esta por la que los gestores quieren hacer un último intento del que se encargará el abogado valenciano Santiago Nebot, defensor legal del sindicato de futbolistas y al que IQ Finanzas ha recurrido para que esta semana se pueda solicitar y conseguir una medida cautelar que permita al grupo gestor recuperar ese papel, tramitar las licencias de los futbolistas y relevar en la competición al equipo de la propiedad que ayer iniciaba la temporada. Si no se logra ese objetivo, hay que esperar al 1 de septiembre para realizar el trámite.

La plantilla que dirige Blas García se mantiene unida y al lado de IQ Finanzas, que en breve tiene que abonar la primera nómina. Todos, salvo Anacker, han rechazado la posibilidad de pasarse al equipo de Tejero, pero la Liga ha comenzado y si bien el mercado en Tercera no se cierra hasta el 31 de enero, el tiempo juega en su contra. Llegará el momento en el que los gestores, salvo que se vea una pronta solución, tendrán que liberar a los futbolistas, de los que tres, Álex García, Esteve Peña y Sergio Ríos, con ficha tramitada, son reclamados por la propiedad.

Fotos

Vídeos