«Me da mucha rabia tener que irme por una lesión, pero no puedo más»

«Me da mucha rabia tener que irme por una lesión, pero no puedo más»
Gastón Cesani conduce el balón en su primer partido con el Real Avilés. / PATRICIA BREGÓN

El centrocampista Gastón Cesani ya está en Argentina tras no poder superar una fascitis plantar que «no me dejaba ni caminar»

N. GUTIÉRREZ / S. MENORAVILÉS.

Gastón Cesani (Saavedra, 22 años) ya se encuentra en Argentina, después de su forzada marcha del Real Avilés por problemas físicos. Con cinco partidos y 346 minutos en su haber, el futbolista se despide del club y la ciudad «dolido por las circunstancias pero muy agradecido. He hecho amigos en el vestuario y club, prensa y afición me han tratado muy bien y me han hecho sentir importante. Nunca lo voy a olvidar».

Su precipitada salida sólo tiene un culpable: la fascitis plantar que arrastra desde hace semanas y que ha acabado con sus opciones de volver a jugar esta temporada. «Tengo el pie cavo y de tanto entrenar en campo sintético, que en Argentina no existe, se me inflamaron mucho los lesiones de la planta del pie, impidiéndome prácticamente caminar. Estuve jugando así bastante tiempo y al final el pie me dijo basta».

En ese sentido, los calambres que sufrió en partidos como el del Langreo se debieron a que «al no poder pisar bien apoyaba sólo los dedos del pie y se me subían los gemelos». Gastón agradece el trato del club, pues «Alain -Menéndez, director deportivo- me llevó a hacer un estudio de la pisada, se me facilitaron plantillas y, una vez que prefirieron que no me infiltrase corticoides por temor a que se me rompiera la fascia, hice un tratamiento conservador con Adolfo -Rodríguez Oyague, fisio con quien el club tiene firmado un convenio-». Sin embargo, «ya era tarde. La lesión estaba muy avanzada y mi marcha es inevitable».

Tomada la «difícil» decisión, pues «soy un jugador duro al que nunca le gusta que le saquen del campo ni dejar nada a medias», Gastón sólo piensa ahora en «recuperarme y volver a estar al cien por cien». Cuando lo consiga, «valoraré mis opciones. Estando en el Avilés me llegaron varias propuestas y no sé todavía lo que voy a hacer. Tengo 22 años recién cumplidos y está claro que sería bonito jugar en un filial».

En cuanto a la marcha del equipo y su balance personal, Gastón no obvia que «cuando llegué tenía claro que las cosas estaban difíciles. Se fueron muchos jugadores, yo llegué en el último día del mercado y nos enfrentamos a equipos que llevan entrenando desde agosto». Aun así, sostiene que «los partidos en los que pude participar creo que lo hice bien, de más a menos por la lesión», y que el equipo «no ha tenido suerte. Cuando estas en una mala dinámica todo sale al revés y merecemos más puntos de los que tenemos».

Fuera del descenso, Gastón espera que «los arrastres, que no entiendo, desciendan al equipo» y asegura que «nunca olvidaré la ovación que me dieron en el estadio en el primer partido y el cariño y el respaldo de la gente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos