Rel Avilés

IQ tendrá que garantizar el presupuesto del Real Avilés para que Tejero lo acepte

Matías, Álex Arias y Dudi sonríen en el primer peloteo de un entrenamiento con la niebla como acompañante.
Matías, Álex Arias y Dudi sonríen en el primer peloteo de un entrenamiento con la niebla como acompañante. / MARIETA

El grupo gestor ingresó ayer 32.455.92 euros en la AFE para desbloquear el club federativamente, pero el presidente solo firmará las fichas cuando apruebe las cuentas

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Al Real Avilés le han retirado las esposas que mantenían bloqueado al club en la Federación Española de Fútbol, después de que el grupo que gestiona el club, IQ Finanzas, hiciera efectivo en la cuenta del sindicato de futbolistas, AFE, la deuda que se mantenía con catorce futbolistas de la temporada 2015-16, 32.455.92 euros. No fue fácil el trámite por lo sucedido ayer en los cuarteles generales de Ángel Villar, pero a última hora de la mañana se pudo cumplir el pago.

Con ese trámite superado, el Avilés ya tiene manos libres para dar de paso las fichas de sus jugadores, del primer equipo y de la cantera, aunque todavía no podrá hacerlo al tener pendiente un trámite imprescindible: presentar el presupuesto de la temporada en curso, la 2017-18, garantizado y por escrito, para que el presidente del club, José María Tejero, lo apruebe y acceda a firmar las licencias.

Más noticias

Es un detalle que el máximo accionista no ha dejado pasar de largo y ya hace unas fechas reconoció que el grupo gestor del Real Avilés no había cumplido con una de las cláusulas del contrato firmado en diciembre de 2016: presentar en tiempo y forma, mediados de julio, el presupuesto de la temporada, con la previsión de ingresos y los gastos. Dicha previsión económica, que oscilará entre 300.000 y 400.000 euros, tiene que estar garantizado o avalado para que el presidente de la sociedad, conceda el visto bueno. Y José María Tejero no firmará ninguna ficha de futbolistas mientras esté pendiente ese requisito.

Lejos de calmarse, las aguas en el club blanquiazul siguen muy revueltas. El desacuerdo en las negociaciones de venta, tras un entendimiento verbal que no se ha trasladado al papel, mantiene el panorama con el que arrancó la historia Real Avilés-IQ Finanzas: gestión económica y deportiva, del primer equipo y de la escuela de fútbol. La diferencia respecto a diciembre es el clima de hostilidad actual y la futura consecuencia de la demanda presentada por la propiedad, para anular el contrato de gestión por los impagos en la escuela de fútbol.

Sin solucionar lo que está pendiente de abono desde enero al personal de la cantera, y con el nuevo curso a punto de comenzar en los campos de La Toba, la situación no es precisamente la más recomendable para el Real Avilés, que sigue instalado en la locura.

Fotos

Vídeos