IQ Finanzas es desde ayer propietario del Cacereño

Álvaro López y Antonio Martínez firmaron ayer. /  C. P. CACEREÑO
Álvaro López y Antonio Martínez firmaron ayer. / C. P. CACEREÑO

Álvaro López firmó en Madrid la escritura de compraventa del club con el anterior dueño, Antonio Martínez Doblas

N. GUTIÉRREZ AVILÉS.

Después de varios aplazamientos y de muchas dudas entre los aficionados y medios de comunicación por la demora, ayer se firmó la escritura de compraventa del Club Polideportivo Cacereño SAD, que ya es propiedad del grupo inversor mexicano IQ Finanzas, gestor del Real Avilés la pasada temporada.

Álvaro López Zúñiga, responsable de IQ, y el hasta ayer y desde hacía nueve años máximo accionista del Cacereño con el cien por ciento de los títulos, firmaron los documentos del traspaso de poderes en una notaría de Madrid, un trámite por el que se esperaba desde el pasado mes de octubre, cuando se iniciaron los aplazamientos.

«Las cosas llevan su tiempo porque hay unos cauces que seguir y las dudas las siembras personas interesadas en poner palos a las ruedas. La operación estaba cerrada desde el acuerdo inicial, solo faltaba que se fueran cumpliendo los plazos», recalca Álvaro López. La compra ya está firmada y el grupo mexicano es a todos los efectos dueño del club y del estadio con terreno para abrir vías de negocio si el proyecto deportivo lleva al Cacereño al fútbol profesional.

Sin que hayan trascendido cifras del precio de venta del club extremeño, no llega a los dos millones de euros que se habían fijado en la oferta de IQ por el Avilés, y como aquí el pago lleva una cantidad inicial que se abonó al momento del acuerdo del pasado año, mientras el resto se irá pagando en plazos de seis meses. Martínez Doblas deja el club después de fracasar en sus proyectos de llevar al Cacereño a categoría profesional, y con la afición en contra. Ahora llega el grupo mexicano, que ha desembarcado en la capital extremeña con su grupo técnico de confianza liderado por Raúl Arias, con el argentino Escatolaro como entrenador no oficial por no poder convalidar el título, y sin la presencia del asturiano José Luis Tamargo, exdirector deportivo del Avilés.

Juicios por doquier

El de Tamargo, relegado en sus funciones desde hace dos meses, es uno más de los frentes abiertos del grupo mexicano, pendiente de un montón de juicios relacionados con el Avilés. El primero de ellos es el que afecta a la gestión y los impagos con la propiedad del club, sin fecha determinada de celebración.

Pero no es el único. Varios jugadores como Matías, Dudi o Esteve Peña, por citar a tres, tienen en los juzgados sus contratos con IQ que se 'rompieron' en agosto sin pagar un mes de trabajo. Hay reclamaciones en marcha de un hotel avilesino, 40 Nudos, y el Centro de Alto Rendimiento de Trasona. Sin olvidar la demanda de José Ramón Cañedo y la que prepara Tamargo, con contrato en el Cacereño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos