Un mes de familia para Gastón Cesani

Un mes de familia para Gastón Cesani
Matías, Gastón, Adrián y Silvia, en la playa de El Silencio. / G. C.

Los padres y el hermano del futbolista del Avilés llegan desde Argentina para invertir el mes de vacaciones en Asturias

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

La familia siempre es lo primero y esa es la filosofía de los Cesani Papalía, Adrián y Silvia, padres del futbolista del Real Avilés, Gastón Cesani, que la semana pasada recibía una grata sorpresa con la llegada de sus progenitores, que han decidido invertir su mes de vacaciones en Argentina en Asturias para estar con su hijo mayor y conocer el Paraíso Natural. Con ellos se vino el pequeño de la familia, Matías, en su caso con billete de vuelta inmediato por razones de estudios.

A los Cesani los encontramos el domingo en la grada del campo El Florán de Sotrondio, al que acudieron para ver el partido del Avilés. El parecido de Matías, 19 años, con su hermano Gastón, que tiene 22, facilitó la identificación, de la que este periódico ya se hizo eco en el directo del partido en la edición digital.

Más Real Avilés

«La visita de mis papás estaba más o menos prevista, aunque no pudo confirmarse hasta unos días antes. Lo que no sabía es que con ellos iba a venir mi hermano. Eso me lo ocultaron», dice Gastón con cierto tono de melancolía porque «Matías solo puede estar hasta el lunes, tiene que volver a Argentina por estudios, enseguida empieza el curso». El pequeño de los Cesani «también jugó en la cantera de River, de cinco, como yo, pero a él le tiraba más estudiar y lo dejó». Matías se prepara en contabilidad y a Gastón los libros se le hacían muy largos: «Me costaba bastante y enseguida me decidí por ser profesional del fútbol».

La familia solo había podido juntarse durante diez días en Navidad tras la marcha de Gastón al fútbol italiano, en el que no pudo jugar por un problema de papeles por ser comunitario español y no italiano, «mi abuela paterna era española y se fue a los cuatro años a Argentina». Tener a los suyos es «una gran ayuda, lo necesitaba», reconoce. «Lástima que mi hermano se tenga que volver tan pronto».

Los padres de Gastón planearon sus vacaciones cuando el futbolista firmó por el Avilés tras no poder ejercer en Italia y el viernes aterrizaron en Asturias. «Siempre lo hemos seguido a los partidos allá en Argentina y queríamos estar con él, así que decidimos pasar el mes acá para verlo jugar y hacer turismo», dice la madre, Silvia, que el domingo pasado sufrió lo suyo con la derrota del Real Avilés, al que animarán en los próximos partidos antes de regresar a su país para incorporarse al trabajo.

Mientras, residirán en la marinera villa de Luanco, donde la familia Cesani ha alquilado una casa en la que compartirán todo el tiempo que puedan con Gastón, que repite una promesa que se hizo al llegar: «No volveré a mi país con un descenso cuando acabe el campeonato».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos