Real Avilés

Real Avilés | «Es muy extraño ver al Avilés tan abajo»

Paco Fernández durante una sesión de entrenamiento al frente del Real Avilés en la temporada ./MARIETA
Paco Fernández durante una sesión de entrenamiento al frente del Real Avilés en la temporada . / MARIETA

Paco Fernández, que en la temporada 2008-2009 salvó al equipo del descenso, analiza la actual situación del conjunto blanquiazul

SANTY MENORAVILÉS.

Que el Real Avilés luche por no descender en Tercera División es una situación que se ha vivido muy pocas veces en la historia, menos si cabe desde la fusión con el Ensidesa en 1983. Exceptuando esta temporada, hay que remontarse nueve años atrás para encontrar un caso similar, entonces con el entrenador ovetense Paco Fernández en el banquillo realavilesino.

El 4 de febrero de 2009, el entrenador aceptaba el reto avilesino y tomaba el testigo de un Roberto Robles que había presentado su dimisión por la mala racha de resultados. Paco llegaba al Real Avilés tras brillar en Berrón, Lealtad y Langreo y consiguió el objetivo de salvar al equipo en un momento «muy difícil». Con el ovetense en el banquillo, el equipo llegó a estar dos jornadas en descenso, la 31 y 32, pero acabó el curso en mitad de tabla.

«Había muchos equipos metidos abajo y ganando o perdiendo dos partidos podías descender o quedar en mitad de tabla. A nosotros nos fue bien y acabamos con tranquilidad», recuerda Paco. «Cuando llegué la situación era delicada, pero en líneas generales puedo hablar bien de todo. Con los jugadores estuve muy bien y se consiguió el objetivo. La situación no era tan crítica como la actual».

Aunque han pasado nueve años de su salida del Real Avilés, tiempo que ha aprovechado para conseguir ascensos a Segunda B y Segunda y dirigir en ambas categorías a equipos como Caudal, Racing o Burgos, Paco Fernández sigue acordándose del equipo avilesino, al que sigue desde la distancia. «La sensación que da desde fuera es que no hay una estabilidad clara, y es muy extraño ver a un Avilés en la parte baja de la tabla en Tercera».

El entrenador tiene claro que «una ciudad con los habitantes que tiene Avilés, el campo que hay y la historia del club... es difícil entender lo que está pasando. Cada cosa pasa por unas circunstancias y desconozco lo que ocurre, pero está claro que habiendo pasado por allí me gustaría ver al equipo más arriba». Algo parecido le ocurre con el Caudal, equipo del que se marchó a mitad de temporada y que ha acabado descendiendo a Tercera, conllevando junto al Lealtad unos arrastres que están trayendo de cabeza a varios equipos de la categoría, uno de ellos el Real Avilés.

Más Real Avilés

Arrastre del Caudal

«Ahora mismo bajan cinco, pero debemos esperar que suban equipos de los que están metidos arriba. Ojalá suban todos y eso evitaría los arrastres». En cuanto a su media temporada en el Caudal en lo que era el regreso de hijo pródigo, después de ascender al conjunto mierense a Tercera y clasificarlo para el 'play off' de ascenso a Segunda División, Paco se sincera. «En verano fue muy difícil hacer el equipo. En los equipos que tienen menos medios cuesta más hacer fichajes, aunque pienso que al final no hicimos una mala plantilla», explica.

El técnico recuerda que «la temporada empezó relativamente bien e incluso llegamos a estar en mitad de la tabla». Sin embargo, «coincidieron sanciones y lesiones que nos perjudicaron, llegaron los nervios y esto provocó que tomara la decisión de no perjudicar al equipo. Sigo pensando que, con retoques en diciembre, había plantilla para no descender. Ahora les deseo que vuelvan pronto a Segunda B».

Paco, de nuevo trabajando como profesor en Oviedo después de su periplo por Santander y Burgos, espera ahora ofertas. «Llevo en la sangre el entrenar y estudiaré las propuestas que me lleguen». Sin duda, uno de los mejores entrenadores del fútbol asturiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos