El equipo hará un último ensayo esta mañana en el Suárez Puerta

N. G. AVILÉS.

Por primera vez en varias semanas y aún jugándose el partido de mañana en el Suárez Puerta siete días después del compromiso ante el Colunga, el Avilés se entrenará este sábado en el estadio para ultimar la preparación de un partido de importancia capital. Xiel aprovechará para probar a los jugadores que arrastran molestias físicas además del repaso a la táctica y a las jugadas a balón parado.

Para este compromiso están descartados Toni Escobedo, lesionado desde principios de semana, y Thomas, que aún necesita tiempo para coger fondo y ritmo tras tres meses lesionado. Las dudas se centran el tobillo de Balsera, aunque se da por segura su presencia en el once inicial, y el aductor de Mathieu Castaing, al que se le hará una prueba para saber si puede repetir como titular.

Sobre los planes del entrenador, pasan por decantarse ya por el argentino Gastón Cesani como pivote defensivo. A Xiel le gustan las sensaciones que transmite en los ensayos, pero todavía no ha competido y es prácticamente seguro que mañana será el sostén que necesita el Avilés a nivel defensivo y posicional. Por delante de Gastón se ubicarían Carlinos y Balsera, aunque será la sesión de esta mañana la que deje ver las intenciones del entrenador blanquiazul, que convocará a todos los disponibles.

En cuanto al Lugones, Pulgar llegará con cuatro bajas importantes, las de Guardado, Jordán y Ernesto, lesionados, y la de su goleador Marcos Norniella, por sanción. Adolfo Pulgar, que lleva un mes al frente del equipo, cerraba ayer el trabajo preparatorio y a los 14 disponibles se añadirán los juveniles Lolo y Deco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos