Real Avilés

La encrucijada de Xiel en el Real Avilés

Xiel y su ayudante Manolo en un entrenamiento en La Toba./MARIETA
Xiel y su ayudante Manolo en un entrenamiento en La Toba. / MARIETA

El técnico asume que la escasez de efectivos es una gran dificultad tanto a la hora de disputar los partidos como en los propios entrenamientos | Dispone de diez jugadores y los canteranos no pueden entrenarse por las mañanas

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Los resultados y las circunstancias en el Real Avilés siguen siendo de color oscuro. La derrota de Ganzábal deja una nueva secuela en forma de lesión para semanas, la de Pablo Coutado, amén de varios heridos como Fonso o Carlinos, que necesitan cuidados para poder seguir a pie de obra. Y sin que ninguno de los cinco jugadores lesionados desde hace varias jornadas esté para reaparecer el domingo, Xiel se las vuelve a ver y desear para formar un equipo competitivo, en este caso para recibir (Suárez Puerta, 12 horas) al TSK Roces, con el que comparte puntuación en la parte de abajo de la clasificación.

El problema con el que se encuentra el entrenador blanquiazul es que su deseo de contar con futbolistas de los equipos filiales, el regional y el juvenil, se ve truncado por la incompatibilidad de calendario. «Los chavales tienen clase por las mañanas por lo que no pueden entrenar con nosotros y eso hace muy complicado que se integren, aunque nos están ayudando mucho asumiendo jugar el sábado con su equipo y estar con nosotros el domingo».

Lo malo de esta situación de precariedad que solo se soluciona apretando al personal disponible, como en tantos trabajos, se prolonga por semanas y sin que se vean posibilidades de refuerzos en el mercado de invierno, la situación cada vez está más complicada para el Real Avilés. Xiel no puede contar regularmente con los jóvenes y la idea de cambiar las sesiones a las tardes tampoco es viable: «No tendríamos más que una hora y media, eso es muy poco, además del problema de los jugadores que tienen compromisos adquiridos por las tardes».

Una encrucijada para el equipo y sin visos de solución inmediata, por lo que la precariedad continuará hasta que la enfermería conceda un respiro. Para el partido ante el Roces el Avilés solo tendrá disponibles a diez futbolistas del primer equipo, aunque ayer incluso se temía perder el concurso de Fonso, por acumulación de tarjetas amarillas, aunque lo cierto es que tiene cuatro tras la revisión de las actas.

Una decena de futbolistas, once si contamos a Santa, que es uno más desde el principio, a los que Xiel tendrá que añadir efectivos del filial y del juvenil, aunque sus preferencias están claras por las convocatorias de las últimas jornadas, con Marcos, Pedro y Aitor 'Ito', como principales exponentes. De este último, el más joven, captado desde el Roces, Xiel habla maravillas: «Va a ser un gran futbolista».

A pesar de las adversas condiciones en las que trabaja el primer equipo, Xiel mantiene la confianza y el 4-1 de Ganzábal no le quita el sueño porque «estamos en ligas diferentes esta temporada», insistió de lunes tras lo dicho al final del partido de Ganzábal.

«Hemos repasado el vídeo del partido esta mañana y no fue tanto como parece, si repasas las jugadas ver que hicimos muchas concesiones en las jugadas de los goles. Ellos fueron superiores por el ritmo al que juegan, nosotros no podemos la pretemporada pasa factura y tenemos que mejorar en el aspecto físico. El problema son las bajas y la falta de efectivos para mejorar la calidad de las sesiones», subraya Xiel, que espera poder sentarse el domingo en el banquillo después de tres partidos sin poder hacerlo: «Creo que ya está todo listo».

Mientras se resuelve la papeleta deportiva, la parte económica está encima de la mesa en la semana que se marcó en el club como definitiva para la llegada de ingresos de inversores, y con ello poder abonar las dos mensualidades pendientes con el primer equipo, septiembre y octubre. José Ramón Cañedo, preguntado ayer sobre esta cuestión, adelantó que «el viernes habrá noticias», sin dar más detalles.

Fotos

Vídeos