«Pagué 2.500 euros por jugar en el Real Avilés y me siento estafado»

«Pagué 2.500 euros por jugar en el Real Avilés y me siento estafado»
Dylan López posa en la playa de San Lorenzo, en Gijón, antes de regresar a México. / AURELIO FLÓREZ

El jugador mexicano Dylan López asegura que «Cañedo no cumplió con lo pactado»

Santy Menor
SANTY MENORAvilés

La continua llegada de jugadores foráneos al Real Avilés en los últimos tiempos ha dado lugar al primer culebrón. Dylan López, uno de los futbolistas mexicanos que en su día fueron anunciados como jugadores «a prueba» por José Ramón Cañedo -asesor de José María Tejero para los asuntos económicos a principios de temporada- dentro de un convenio con el representante de futbolistas Bruno Ballesteros, ha salido a la palestra para denunciar una presunta «estafa» por parte de su principal interlocutor.

«Cuatro jugadores mexicanos llegarán a prueba al Real Avilés la próxima semana», titulaba esta casa el pasado 18 de octubre, en referencia a Dylan López, Edwin Bastar, Christian Omar Alamilla y Alejandro Robert. Y medio año después, el primero de ellos ha regresado a México después de «seis meses de continuas mentiras por parte de José Ramón Cañedo, que no ha cumplido nada de lo pactado antes de mi llegada a España».

«Me fui a México dando por perdido el dinero abonado, me duele más el tiempo»

Con pasado en el fútbol argentino, nicaragüense y mexicano a sus 22 años, Dylan López recibió «por parte de José Ramón Cañedo» una propuesta para recalar en el Real Avilés. «Estando en México, se me dijo que por 5.000 euros, 2.500 nada más llegar a Avilés y otros 2.500 a plazos, tendría ficha con el equipo de Tercera División, un piso para vivir, el visado y ropa de partido y entrenamiento». Sin embargo, las condiciones ofrecidas en un principio «cambiaron nada más llegar. Primero me hospedé junto a Christian y Robert en el Hotel Villalegre, y desde el propio hotel nos ofrecieron un alquiler en Luanco porque no veían lógico que pagáramos tanto al mes para una estancia larga».

Tras Luanco llegó «un piso en Avilés, porque era un lío entrenar en La Toba y tener que ir corriendo de noche a coger un autobús hasta allí. Estuve en una habitación y después me fui a Gijón con una tía que tengo aquí», explica. A pesar de «pagar los 2.500 euros iniciales en diferentes plazos, pues la tarjeta no me dejaba sacar más de 200 al día, nunca me entrené con el primer equipo. Cañedo siempre me daba largas y lo hacía con el filial. No me dieron ropa y yo apenas había traído de casa por la promesa que me habían hecho, y todavía sigo esperando por los papeles».

«Sólo les quise ayudar»

José Ramón Cañedo niega punto por punto lo expuesto por Dylan. «Yo nunca le prometí un contrato con el primer equipo porque no era mi función» y sí «una prueba con el filial, la cual no superó», sostiene. En cuanto a las promesas incumplidas, asegura no saber lo que Bruno Ballesteros le dijo al jugador, añadiendo que «no es lógico que se le ofrezca a nadie sin haberlo visto jugar un piso, un contrato y todas esas cosas. Esto es el Avilés».

«No entiendo que este chico salga diciendo estas cosas cuando lo único que he hecho es intentar ayudarle. He estado pendiente de él muchos días y ha tenido la oportunidad de probar con el filial, pero si no ha pasado esa prueba cómo iba a jugar en el primer equipo», explica Cañedo, que anuncia una demanda contra él por «difamación».

El exasesor niega haber recibido 2.500 euros por parte del jugador, aunque el futbolista ha proporcionado a este periódico conversaciones de WhatsApp en las que al jugador se le solicitaba primero el pago del dinero, aunque fuese a plazos, y posteriormente se comprometía al reembolso del mismo para que pudiese regresar a México, aunque matizando que lo haría «cuando me lo paguen a mí».

Cañedo: «No sé lo que le dijo el representante Bruno Ballesteros, pero esas promesas no son lógicas»

Tras varias conversaciones sin éxito, el jugador decidió el martes abandonar la ciudad. «Doy por perdidos los 2.500 euros porque el dinero no es lo que más me importa, pero quiero que todo el mundo sepa lo que han hecho conmigo. He perdido toda la temporada y el tiempo es lo más valioso que tiene una persona». Dylan lamenta que «antes de ir a Avilés tenía una oferta de Costa Rica, con sueldo de por medio, pero preferí arriesgarme e ir pagando al Avilés porque era una buena forma de adentrarme en Europa. Tengo mucha confianza en mí y sabía que, empezando en Tercera tendría opciones de dar el salto. Lo hablé en casa y mi familia me apoyó. Iba a ser una inversión».

Después de un tiempo entrenándose con el filial y «esperando por los papeles que me debía gestionar Cañedo para tener el visado -después me informé bien y me lo tendría que haber hecho antes de venir para España-», Dylan comenzó a probar con «un equipo de Tercera cuyo nombre prefiero no desvelar todavía» recomendado por un representante. «Me han dicho que si regreso de mi país con los papeles arreglados me harán ficha para la próxima temporada, por lo que creo que he demostrado que sí valgo para jugar en la categoría».

Dylan valorará a partir de ahora ésta y otras ofertas fuera de España antes de continuar con su carrera, mientras que José Ramón Cañedo duda de que el futbolista haya viajado a México y reitera que emprenderá acciones legales. «Vinieron varios jugadores a prueba y sólo él tiene problemas». Sus excompañeros de piso Christian y Robert han preferido no hacer declaraciones.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos