Cruel derrota del Avilés ante el Oviedo B (0-1)

Cruel derrota del Avilés ante el Oviedo B (0-1)

Ganó con un gol en propia puerta y de rebote en el tiempo añadido | El portero francés Lucas fue el héroe del equipo avilesino

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

La derrota más cruel posible la sufrió ayer el Real Avilés ante el Oviedo B (0-1) no por injusta sino por la forma y el tiempo en el que se produjo, con un gol de rebote en propia puerta de Nico Pandiani tras un rechace de su portero y en el tiempo añadido, en el minuto 91 cuando el equipo avilesino daba por bueno un empate ante el líder, que pudo resolver mucho antes el partido.

Un encuentro dominado por el filial azul pero en el que los jugadores locales se defendieron con uñas y dientes, contando además con un portero que lo paró todo. El joven francés Lucas Gerard, 'Lucho', debutaba por unas molestias de Borja Piquero y se convirtió en el héroe del Avilés, con dos paradas prodigiosas en los primeros minutos del segundo tiempo, en dos remates a bocajarro de Javi y Carlos.

La primera parte dejó ver a un Avilés muy intenso que disponía una defensa de cinco hombres y una intensidad superlativa que no se había visto hasta hoy en el equipo de Xiel, que sorprendió con un once en el que se quedaban fuera Balsera y Luis Nuño, además de la novedad bajo los palos. Con un gran trabajo el Avilés logró entorpecer los ataques oviedistas. Lucas ya evitaba el 0-1 a los 38 minutos rechazando un remate de Steven, pero fue tras el descanso cuando se superó, despejando un extremis en un alarde de reflejos los remates primero de Javi y después de Carlos en los minutos 54 y 56.

Replegado atrás a la busca de una contra, el Avilés tuvo algunas opciones de crear peligro en las contras, de Mathieu y Balsera que no encontraron pase, y de Anselm, que pudo ser objeto de penalti empujado por Lobato justo en la primera jugada de la reanudación.

Los minutos finales de partido se convirtieron en su asedio del líder, que atacaba con todo sin poder batir a Lucho, hasta que en el minuto 91 y a la salida del octavo córner del filial en esta segunda parte, Josín cabeceó rechazando el portero local con tan mala suerte que el balón dio en la espalda de su compañero Nico Pandiani colándose en la portería. Un gol que hundía a los jugadores avilesinos a la par que los oviedistas celebraban un triunfo con el que mantienen su ventaja como primeros.

El Avilés tiene cuatro partidos por delante en los que no hay margen de error para intentar salir de la zona de descenso. Tiene que ganarlo todo y esperar a lo que hagan Lugones, Siero y Llanera. El próximo sábado llega la primera final, a las 18.30 en el campo de La Cruz ante el Ceares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos