Un digno Avilés empata con el Praviano

Pablo Coutado fue uno de los destacados en las filas del Real Avilés.
Pablo Coutado fue uno de los destacados en las filas del Real Avilés. / PATRICIA BREGÓN

El equipo de Iván Palacios compitió bien, aguantó físicamente e incluso tuvo ocasiones para ganar | El conjunto blanquiazul recibió el aplauso del poco más de centenar de aficionados avilesinos que acudieron al estreno liguero del Suárez Puerta

N. GUTIÉRREZ/S. GONZÁLEZ AVILÉS.

El comienzo de temporada más rocambolesco de la historia del Real Avilés terminó como empezó, en tablas y sin goles, después de un meritorio partido del equipo de Iván Palacios ante un decepcionante Praviano, al que no le excusa ni la expulsión de su jugador Bertín a la media hora. Pocas veces tendrá tan cerca el conjunto 'rojillo' la posibilidad de ganar en un Suárez Puerta casi vacío con menos de doscientas personas.

Con la grada despejada de los aficionados que han decidido dar la espalda al proyecto de Tejero, el equipo blanquiazul, con nueve futbolistas de la primera plantilla, el juvenil Barra y el central del filial Santa que ya debutó en Tercera hace un par de años en la categoría, Iván Palacios ordenó al grupo en un 4-2-3-1, mismo dibujo de su rival hasta la expulsión de Bertín.

El Avilés mantuvo un buen orden, tanto defensivo para anular los intentos visitantes, como a la hora de mover la pelota partiendo de Chus, Carlinos y Pablo Coutado, sin duda el más talentoso de los que se presentaron ayer de blanquiazul. A la hora de contar oportunidades de gol hay que rebuscar bastante, sobre todo en el primer tiempo. Lucas Anacker apenas vio rondar el peligro por su área, mientras Raúl Paulino se tenía que emplear a fondo a remate lejano a media altura de Chus González. Varios intentos del fornido ariete local Adrián, que hizo trabajar a Fran y Juanma, si bien fue el lateral Obaya el que le quitó el gol de la bota cuando preparaba el remate a centro de Carlinos.

La condición física se presentaba como una de las claves en el desenlace del partido. Con apenas cuatro días de entrenamientos el Avilés se podía caer con el paso de los minutos, pero los chavales aguantaron y la inferioridad del rival también fue una ayuda para igualar las fuerzas. Al final hubo calambres, pero no solo en las filas locales, también alguno de los integrantes del Praviano acabó fundido.

El juego en esta segunda mitad de partido fue perdiendo ritmo, pero el cansancio permitía abrir huecos y crear peligro. Raúl Paulino detuvo un buen disparo de Adrián en los primeros minutos y Juanma se anticipó al nueve blanquiazul en otro buen movimiento de espaldas a la defensa. Alexis, que junto a Santos se movieron por las bandas, estuvo cerca de la anotación en una pelota llena de veneno puesta por el canterano Barra, pero no llegó por muy poco a rematar en el segundo palo en boca de gol.

Ni Palacios ni Llanos se estiraron en los cambios, que no agotaron, y en los minutos finales las fuerzas estaban tan justas que solo a balón parado se podía mover el marcador. El que la tuvo fue el Praviano, a los 76 minutos, en una falta lateral que puso muy bien Balsera y que Juanma cabeceó sin sorprender a un Lucas bien colocado.

El tiempo se agotó sin más alteraciones hasta consumar el final de un extraño Avilés-Praviano.

Más

Fotos

Vídeos