Real Avilés

Debacle del Avilés en Luanco (4-1)

Una jugada del partido./Tarek Halabi
Una jugada del partido. / Tarek Halabi

Lección del Marino, que remontó un 0-1 en el descanso jugando en inferioridad

NACHO GUTIÉRREZ

El Real Avilés recibió un duro correctivo en un embarrado campo de Miramar, donde cayó goleado por el Marino (4-1) en un partido pasado por agua y en el que el equipo gozoniego recuperó el liderato tras dar una lección de pundonor y calidad. Con 0-1 al descanso y un jugador menos por la expulsión de Guaya por agresión a Anselm al finalizar la primera parte, el equipo azulón fue capaz de remontar con cuatro goles y un montón de ocasiones, entre ellas un penalti fallado por Óscar García cuando aún ganaba el Avilés.

Anselm adelantó a los blanquiazules rebasada la media hora de partido, tras pase de Luis Nuño en un contragolpe con error defensivo local. En este primer tiempo la defensa de cinco del Avilés contuvo a los locales, aunque Luis Morán dispuso de varias ocasiones, poniendo a prueba a Borja Piquero. Tras el pitido final del primer tiempo, los jugadores de los dos equipos se enzarzaron cerca de los banquillos y Guaya vio la tarjeta roja.

Con el marcador favorable y un jugador más, el Avilés soñaba con romper su racha de cuatro derrotas y hasta pudo marcar el 0-2 en un remate de Luis Nuño a los 52 minutos.

Más Real Avilés

Pero a partir de ese momento, el equipo de Xiel desapareció del campo borrado por un Marino magistral, que hasta superó el fallo de un penalti a los 53 minutos, el séptimo de la temporada, esta vez por parte de Óscar Pérez. No hizo mella ese error en los azulones porque el Marino arrollaba a su rival, con Luis Morán y Félix Quero haciendo trizas a la defensa avilesina. Jorge Cayarga en colaboración con Expósito, que tocó su remate, puso el 1-1 a los 57 minutos y Pantiga el 2-1 a los 66. Iván Fernández marcó el tercero a los 71 y Wilmer cerró la cuenta en el minuto 85 con el 4-1 que pudo incluso ser más amplio.

El Marino necesitaba ganar por tres goles para recuperar el liderato tras empatar el Oviedo B en Ceares y el equipo de Oli fue capaz de hacerlo en una exhibición de poderío. El Avilés, flojillo en el primer tiempo pero ordenado, fue una caricatura tras el descanso y si mañana gana el Valdesoto en Grado puede caer al penúltimo puesto y seguirá en descenso directo una jornada más. El próximo será el domingo 11 en el Suárez Puerta ante el Colunga, a las 16.30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos