Real Avilés

Real Avilés | «Lo que tienen que hacer es cumplir el contrato, pagar a la escuela y garantizar el presupuesto»

Blas García, con Dani Castro detrás, da instrucciones a Gimeno, jugador que está a prueba.
Blas García, con Dani Castro detrás, da instrucciones a Gimeno, jugador que está a prueba. / MARIETA

José María Tejero espera la respuesta del grupo gestor para dar libertad de movimientos a IQ en el desarrollo de su nuevo proyecto en el Real Avilés

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

El presidente del Real Avilés ratificó ayer la información de este periódico referida a la exigencia, por parte de la propiedad del club blanquiazul al grupo que lo gestiona, IQ Finanzas, de presentar el presupuesto de la temporada en curso, avalado o garantizado, para que José María Tejero lo apruebe. Mientras ese documento, que aún no está presentado porque los gestores trabajan en ello, el máximo accionista no firmará ninguna licencia federativa a los futbolistas.

Pero no es el único requisito que impone el presidente para que la gestión pueda liberarse y tener libertad de movimientos: sufragar la deuda con la escuela de fútbol, cuyo personal dejó de cobrar a partir del mes de enero del presente año, es decir, media temporada. El montante ascendería a unos 30.000 euros, una cifra similar a la que IQ Finanzas ha tenido que hacer frente por una deuda del ejercicio 2015-16 que catorce futbolistas denunciaron en la AFE.

Aunque la intervención judicial en la Real Federación Española de Fúbol ha impedido el inmediato desbloqueo al Real Avilés para liberar las fichas de futbolistas, Tejero no las firmará, como es su potestad y obligación por contrato, hasta que se resuelvan los dos trámites anteriores: «Nosotros queremos que IQ siga en la gestión, pero siempre que se cumpla lo que está firmado en el contrato. No es que lo diga yo, lo dice el documento, asumen activos y pasivos». Entre estos últimos están los pagarés de los futbolistas, «que finalmente han asumido», y la escuela de fútbol: «Mientras no paguen la deuda y garanticen el presupuesto no firmaré nada», en referencia a las licencias de los futbolistas.

«Nos quieren echar», dice Álvaro López tras pagar la deuda de los futbolistas en la AFE

El presupuesto de la temporada en curso se ultimaba ayer para ser presentado y cumplir con el trámite de la propiedad. La cifra estará entre los 300.000 y los 400.000 euros y el problema que pueda surgir es la garantía que ofrezcan unos y acepten los otros. Aunque Tejero parece mostrarse inflexible, este trámite no parece el más difícil de superar para que el proyecto avance. Bastante peor pinta tienen las diferencias en la escuela de fútbol. Álvaro López, en su llegada en diciembre de 2016, pagó las deudas dejadas por el club tanto a la primera plantilla como a la escuela de fútbol, que a partir de enero dejó de recibir sus retribuciones al personal.

La negativa del grupo gestor a ese pago, aludiendo contratos de los que no se tenía conocimiento, facturas imprevistas y ausencia de ingresos de una escuela en la que se pagan cuotas, han sido las razones esgrimida, junto a la imposibilidad de dirigir la escuela. José María Tejero acabó por presentar una demanda en el Juzgado de Avilés para solicitar la anulación del contrato de gestión por ese impago a la escuela, que se eleva a unos 30.000 euros.

Justo un día después de abonar la deuda heredada del ejercicio 2015-16, el grupo gestor se ha topado con nuevas exigencias, que al margen de ajustarse al contrato, son consideradas como más piedras en el camino de IQ Finanzas en el Real Avilés. Álvaro López llegó a decir que «quieren que nos vayamos después de pagar sus deudas».

Aunque el panorama sigue siendo muy complicado, en algún momento propietario y gestor tienen que llegar a un entendimiento para que el Avilés empiece a generar solo noticias deportivas.

Más noticias

Fotos

Vídeos