Real Avilés

Real Avilés | Una convocatoria por correo certificado

Los jugadores del grupo gestor trasladaron el entrenamiento de ayer a la playa de Xagó.
Los jugadores del grupo gestor trasladaron el entrenamiento de ayer a la playa de Xagó. / LVA

Álex García, Sergio Ríos y Esteve Peña, contratados por el gestor del Avilés y reclamados por Tejero | Los tres futbolistas de IQ que tienen la ficha tramitada no acudieron al entrenamiento con Iván Palacios, tampoco se ejercitaron con Blas y hoy no irán al Suárez Puerta

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

La batalla abierta en el Real Avilés entre su propietario y su gestor protagoniza la actualidad de un domingo en el que, en condiciones normales, deberíamos recoger tan solo las incidencias deportivas en la apertura del campeonato, que tiene lugar esta tarde con la presencia del partido ante el Praviano. En una nueva vuelta de tuerca dentro del disparate en el que se ha convertido el club blanquiazul, el Real Avilés CF SAD decidió convocar el viernes, por carta certificada, a tres futbolistas contratados por el grupo IQ Finanzas, a través de la empresa Real Avilés Gestión Deportiva, que son los únicos del proyecto de Tamargo con la ficha tramitada. Álex García, Sergio Ríos y Esteve Peña recibieron en sus domicilios la orden por escrito de presentarse ayer sábado en el Suárez Puerta para entrenarse bajo los auspicios de Iván Palacios, y también acudir hoy domingo al estadio para formar parte de la convocatoria del Real Avilés para el choque contra el Praviano.

Ninguno de los tres futbolistas se presentó en la sesión del equipo que dirige Iván Palacios, y tampoco estarán en su equipo para el estreno liguero, a pesar de las presiones que están recibiendo por parte del club presidido por José María Tejero. Para prevenir posibles consecuencias que no están muy claras, los tres tuvieron permiso de Blas García para no participar del entrenamiento que el grupo celebró en la mañana sabatina en la playa de Xagó.

Más noticias

Álex García, Sergio Ríos y Esteve Peña están en medio del fuego cruzado, reclamados por el club con el que tienen ficha, tramitada y pagada por los gestores en el mes de julio antes de que el presidente decidiera no firmar más licencias, pero atados por contrato con la empresa que gestionaba el club desde la temporada 2015-16, Real Avilés Gestión Deportiva. Empresa adquirida por IQ Finanzas el pasado diciembre para gestionar el club, con los activos y los pasivos, argumento esgrimido por Tejero para reclamar el pago de todas las deudas.

Que sea IQ quien corra con el paso del salario de los futbolistas no ha impedido al máximo accionista pedir por escrito la presencia de Álex, Sergio y Esteve en el equipo de Iván Palacios, y con presiones de carácter verbal como declararlos en rebeldía en el caso de no comparecer, como así sucedía ayer y ocurrirá hoy en el partido.

Los contratos de los tres futbolistas, firmados el pasado verano por Julio Scheilch, entonces administrador de Real Avilés GD, tienen su correspondiente cláusula de rescisión con cantidades que van desde los 300.000 a los 50.000 euros. Por ahora se mantienen firmes en su fidelidad a IQ Finanzas, pero sin saber las consecuencias que tendría que consultar un abogado, en este caso Santiago Nebot, a quien los gestores han contratado para intentar desbloquear la situación actual.

Experto en estos temas como abogado de la AFE, Nebot tendrá la encomienda de conseguir que el juez de guardia estime oportuno estimar la medida cautelar de entregar la gestión a IQ Finanzas hasta que los tribunales sentencien cuando toque, y que se puedan tramitar las fichas a sus futbolistas, de momento al lado del grupo gestor y ninguno aceptó, salvo el portero brasileño Lucas Anacker cuyas circunstancias son diferentes, la propuesta de enrolarse en el equipo de Tejero.

Pero con el tiempo jugando en su contra porque la indefinición es lo que peor se lleva. No han podido competir y es casi seguro que esa situación se prolongue más allá de la próxima semana. Además, están a la espera de cobrar el primer salario, que se debería realizar a primeros de septiembre. De momento, lo que ha tenido que asumir el grupo gestor, además de un dineral en los cuidados del terreno de juego del Suárez Puerta, es un desembolso extra en material deportivo, balones, camisetas, medias y pantalones, para que los jugadores puedan entrenarse, después de que se les cerrara el estadio municipal con todo el material en el vestuario.

La semana que empieza podría ser importante según los movimientos que se están realizando, aunque pocos creen que el Real Avilés deje de dar la nota.

Fotos

Vídeos