Compás de tensa espera en el Real Avilés

José María Tejero, antes de una rueda de prensa.
José María Tejero, antes de una rueda de prensa. / MARIETA

Álvaro López y José María Tejero rechazan hacerse cargo de la deuda de 32.000 euros que mantiene el club con los jugadores

SANTY MENOR AVILÉS.

Las dudas continúan en el maltratado Real Avilés. Una vez confirmado que si el club no hace frente a los 32.000 euros que adeuda a los jugadores antes de que comience la competición, la dirección deportiva no podrá tramitar fichas -esto incluye tanto renovaciones como fichajes-, ni Álvaro López, director financiero del grupo gestor de la entidad, IQ Finanzas, ni José María Tejero, presidente y máximo accionista del club, quieren asumir el pago de la cantidad demandada.

Por un lado, Álvaro López está «cansado de pagar facturas que no nos corresponden». El empresario chileno insiste en que «nosotros llegamos al club para hacernos cargo de la presente temporada y hay que recordar que si no llegamos a venir el club hubiese desaparecido. Los jugadores llevaban varios meses sin cobrar y nosotros hicimos frente a todos los pagos. Hemos cumplido con todo lo acordado».

Con todo ello, el representante de IQ Finanzas dice «basta. De los 32.000 euros que se deben abonar ahora nosotros vamos a pagar cero. No somos un pozo sin fondo, no somos Santa Claus, y ya nos han hecho pagar demasiadas cosas anteriores a nuestra llegada. Cada vez que pueden intentan que seamos nosotros los que nos hagamos cargo de deudas históricas y todo tiene un límite».

Cuestionado sobre la viabilidad del club en el caso de que nadie se haga cargo del pago, Álvaro López se lava las manos. «Nosotros vinimos para hacernos cargo de la temporada 2015-2016 y no vamos a tirar el dinero. Tejero ya ha dicho muchas veces que el Real Avilés es su club, y por tanto si no puede competir por deudas anteriores a nuestra llegada es su responsabilidad. A mí me daría mucha pena pero he cumplido con mi parte», expone. Además, el director financiero del grupo inversor mexicano IQ Finanzas no quiere oír la palabra negociación. «¿Negociar? No hay nada que negociar. Yo en su día le dije a Tejero que si el club fuese mío me haría cargo de todas las deudas. Le hice una oferta y la rechazó. Por tanto, no vamos a pagar ni un euro más de lo que nos corresponde para un club que no es nuestro. No tiene sentido», concluye.

Por su parte, José María Tejero también se desmarca del pago de la deuda. El presidente del Real Avilés asegura estar «muy tranquilo», aunque prefiere «no hacer demasiadas declaraciones. Las cosas llevan su curso y no hay que darle mayor trascendencia». Y es que Tejero confía en que «Álvaro se acabe haciendo cargo de la deuda, porque es lo que pone el contrato. Las deudas son de la sociedad que él gestiona y por tanto él tiene que abonarlas».

Así las cosas, la salida a competición del Real Avilés la próxima temporada necesita de un paso al frente o bien de IQ Finanzas o bien de José María Tejero. Mientras se esclarece el asunto, el mayor perjudicado será José Luis Tamargo a la hora de realizar fichajes y renovaciones, pues las fichas no podrán ser tramitadas hasta que la deuda no sea abonada. Aunque en un principio la AFE señala que el pago debe realizarse como tarde mañana lunes a las doce del mediodía, lo cierto es que se podría abonar antes del comienzo de la competición, es decir, la primera ronda de la Copa del Rey en el mes de agosto. Sin embargo, cuanto más tarde en solucionarse el problema, menos tiempo tendrá la dirección deportiva para confeccionar una buena plantilla. Como muchas veces a lo largo de la historia, el Real Avilés queda pendiente de lo que ocurra en los despachos.

Fotos

Vídeos