Caricatura blanquiazul en el Nuevo Nalón

Domínguez, Expósito y Omar Tranche ante los locales Alonso (79 y Martín, pivotes de L'Entregu. /  PARDO
Domínguez, Expósito y Omar Tranche ante los locales Alonso (79 y Martín, pivotes de L'Entregu. / PARDO

El equipo de Xiel encaja el primer tanto a los 45 segundos y se queda todo el partido a merced de un rival que dominó a placer y con calidadL'Entregu pasa por encima de un Avilés inexistente y que pudo recibir un castigo mucho mayor

NACHO GUTIÉRREZ EL ENTREGO.

El Real Avilés arrastró un poco más su imagen tras recibir un auténtico repaso en el Nuevo Nalón, donde el equipo blanquiazul fue una caricatura de sí mismo, goleado por un L'Entregu que acabó adornándose con un marcador, 4-0, que pudo ser más amplio por el juego de calidad desplegado por los locales y las abundantes ocasiones que generó ante un Avilés inexistente desde el mismo pitido inicial del partido.

Y es que antes de cumplirse el primer minuto de juego, justo a los 45 segundos, Ricky inició una exhibición que tardará en olvidar. El 10 de los rojiblancos percutió por la derecha y ya en el área se orientó para el remate a pie cambiado con una zurda que hizo estragos en la defensa avilesina. Los planes de Xiel se iban al traste cuando los equipos estaban situándose en el campo.

El técnico praviano había dejado fuera del once a su goleador Luis Nuño, aquejado de unos problemas en la espalda, y apostó por un 1-5-4-1 con el juvenil Carlos Núñez como tercer central, Sergio Menéndez y Marcos en la zona ancha, Coutado y Tranche a los costados, y el veloz Anselm como avanzado.

Xiel trató de ajustar ese dibujo para contener la salida en tromba de L'Entregu, en el que Martín dirigió desde el pivote a sus anchas, con Ricky asociándose continuamente para crear una llegada tras otra. En medio del agobio, Marcos pudo meter a su equipo en el partido con un remate lejano que rozó el poste derecho de Jairo Acevedo. Fue la única señal de gol de un Avilés que se iba a ir del Nuevo Nalón sin rematar entre los tres palos. El desconcierto blanquiazul seguía imperando y rebasado el cuarto de hora llegó el segundo tanto. Imanol impactó con violencia y precisión desde la frontal batiendo a Carlos Castro, que llegó a tocar el balón.

Con todo perdido Xiel movió sus piezas pasando a defensa de cuatro, con Carlos Núñez de lateral, Barra al interior zurdo y Tranche como enganche. A la media hora el defensa juvenil se lesionó y Xiel dio paso a Luis Nuño pese a sus problemas físicos. Barra volvió al lateral, Tranche al interior y el avilesino hizo de segundo punta.

El equipo blanquiazul no dio señales de mejoría y tras enfriar el ritmo de los locales, estos volvieron a la carga en el tramo final del primer tiempo. Ricky y Borja la volvieron a liar y a Domínguez le señaló el árbitro penalti por mano, pena máxima transformada por la figura del partido.

Tras la reanudación nada cambió y los locales querían más, de forma que volvieron a salir intensos en su juego hasta convertir el cuarto tanto, firmado por Roberto Albuquerque, otro exblanquiazul en las filas de un L'Entregu que pudo hacer más grande la herida del Avilés, pero que se adornó en muchas de sus llegadas en superioridad, con sus aficionados jaleando la exhibición de su equipo ante un rival venido a menos y que el miércoles tiene otra cita de vértigo, en Pravia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos