Cañedo y Xiel acuden como testigos por parte del club

El director de la escuela declaró que IQ dejó de pagar desde enero y que no cobra por su función

N. GUTIÉRREZ AVILÉS.

Sin testigos por parte del grupo gestor, la propiedad dispuso que José Ramón Cañedo y José Luis Díaz (Xiel) fuesen llamados a declarar, uno como exadministrador de Gestión Deportiva y actual colaborador del presidente, y otro en calidad de director deportivo.

Cañedo explicó que hasta enero realizó los pagos en nombre de la empresa, tanto a la escuela como al primer equipo, y que a partir de ese momento fue cesado en sus funciones. Calificó a Álvaro López, propietario de Real Avilés GD SL de «indigente» y aseguró que «IQ no existe».

José Luis Díaz (Xiel) también compareció como testigo. El juez quiso informarse sobre sus atribuciones, su relación con el grupo gestor, «poca, solo al principio cuando se formó la comisión deportiva», recordó. De cuestiones económicas dijo no saber «nada», que su campo es el deportivo, y que ejerce «desde hace dos años como director de la escuela». Afirmó que los gestores «pagaron en diciembre la deuda» del club con la escuela, cinco meses, «pero desde el 31 de enero dejaron de hacerlo».

El juez preguntó a al testigo si cobraba por su trabajo en el Avilés, a lo que el técnico praviano respondió que «no, soy amigo del presidente», contradiciendo lo que el propio Tejero desveló en febrero pasado, cuando recordó que el director deportivo tenía un contrato de cuatro años. ¿Los demás entrenadores cobran? «Si», afirmó el director, quien no supo explicar, tampoco Cañedo, quien recaudaba los ingresos de la escuela de fútbol, como las cuotas, aspecto por el que se interesó el juez.

Fotos

Vídeos