Real Avilés

«El cambio en el Avilés está muy cerca»

José María Tejero con el Román Suárez Puerta de fondo. / MARIETA
José María Tejero con el Román Suárez Puerta de fondo. / MARIETA

José María Tejero del Río, máximo accionista y presidente del Real Avilés: «Hay dos grupos muy intersados en comprar el club y creo que antes del verano podré dejarlo e irme a mi casa a ver si el único problema soy yo»

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

José María Tejero ha rebasado los veinte años como presidente y máximo accionista del Real Avilés, club que parece tocar fondo tras muchos años de vaivenes. Avanza la casi segura venta del club, que sigue siendo «interesante» pese a su situación de desarraigo social y la deuda que arrastra, además de su peor situación deportiva de los últimos años. De todo ello habla para LA VOZ DE AVILÉS, tras varios meses de silencio en la temporada de su regreso a la gestión tras expulsar de la misma al grupo mexicano IQ Finanzas.

-Se acaba un año difícil de olvidar en el Real Avilés. ¿Qué tiene que decir ahora que se acaba?

-Como situación atípica por lo que sucedió este verano estoy de acuerdo en que ha sido el peor año, pero el resto de situaciones son incidencias habituales todas las temporadas. Lo hemos visto con los gestores que ha tenido el club y más o menos todos han acabado cumpliendo, pero al final no hay continuidad, se fue Golplus, Clarkson aguantó media temporada , lo mismo que esta gente -por IQ Finanzas- y es lo normal. No es un club fácil y la gente lo sabe, por eso nadie de la ciudad ha querido dirigirlo.

-¿Ya se ha tocado fondo?

-El Avilés está en el fondo hace tiempo, lo que pasa es que entre todos, nosotros y la gente que ha venido de fuera, tratamos de buscar soluciones para que el equipo se coloque donde debe estar deportivamente, que es Segunda B. Hasta ahora no se ha podido dar continuidad en ese sentido, pero el club sigue teniendo muchas expectativas, negociaciones y puedo decir que ahora el cambio está muy cerca.

-¿Nos está adelantando que el Avilés puede cambiar de manos esta misma temporada?

-Hay dos grupos que tienen muchísimo interés, estamos en la vía de solventar el problema con el Ayuntamiento, que es uno de los temas que paraliza a menudo estas negociaciones y creo que antes del verano habrá una solución definitiva.

-Grupos extranjeros, se supone.

-No se pueden dar muchos detalles, pero son de fuera, aunque en los dos hay gente española.

-¿Cómo es que el Avilés, en el que todo son problemas y deudas, es un club apetecible?

-Para alguien que sabe lo que quiere empezar de cero le es más cómodo porque es menos costoso, no tienen que asumir estructuras pesadas con mucho coste, asumir grandes deudas y es más fácil. Lo recomponen todo desde cero y ya está. El Real Avilés sigue siendo atractivo por muchas razones. La primera, que es una sociedad anónima deportiva, con un único accionista, lo que facilita la transmisión del control del club. Y Avilés como ciudad, no ha cambiado, sigue siendo la misma. Aunque el club no tenga los apoyos que debiera, cualquier grupo que venga piensa en recuperarlo, como hizo Golplus.

-El pasado verano tuvo una oferta encima de la mesa, y generosa por el precio, dos más un millón de euros. Y asumir las deudas.

-Porque el dinero no aparecía, ni los primeros 300.000 euros que ofrecieron para acordar la operación.

-¿Por qué se desató la batalla con IQ dos meses después de llegar y pagar media temporada al primer equipo y a la escuela?

-Tampoco entendí porqué se planteó en febrero una guerra en contra mía. Siempre estuve abierto y dispuesto a vender si había dinero. Lo único que se generó fue una animadversión y una campaña en contra de mi persona cuando yo no estaba en la gestión sino ellos. Y entiendo que lo que dejaron de pagar era para presionarme, pero lo que hicieron fue obligarme de una forma muy poco normal a vender. A partir de ahí tenemos que pensar en defendernos de esa agresión social que se está generando. Y no nos queda más remedio que acudir al incumplimiento de contrato, algo que ellos generan intencionadamente, hablamos de cantidades pequeñas y si dejaron de pagar a la escuela fue para presionarme, nada más. Los argumentos de la rescisión de contrato estaban por escrito y uno de ellos era ese.

-La gente no lo entiende, solo ve las consecuencias, un proyecto destrozado y un presente desolador.

-Creo que lo entiende, es más lista de lo que pensamos. Sabe cual es la situación, que no se está apoyando al club y que la culpa es que está José María Tejero. También sabe que estoy dispuesto a salir siempre y cuando venga alguien que ponga dinero, que nos den algo para marcharnos.

-Todos le señalan como el gran responsable de la situación del club, que no tiene ni cien socios.

-Ya dije muchas veces lo que todos saben, he sido el único que ha invertido dinero en el Avilés, nadie nos ha dado su apoyo. Vinieron grupos de fuera y se encontramos los mismos problemas que siempre ha tenido este club, la falta de apoyos.

-Muchos piensan que el Real Avilés acabará desapareciendo. Y hay quien dijo que en Grado jugaría su último partido.

-El Avilés no puede desaparecer, salvo que no se inscriba en la competición. Es la única forma con la que puede desaparecer, no sé qué otra razón se puede dar, tiene al equipo inscrito, tiene futbolistas, compite... Puede haber alguna deuda que un jugador reclame, pero eso pasa en todos los equipos todas las temporadas.

-Cuando usted decide retomar la gestión lo hace sin ninguna garantía de poder pagar al mes, ¿no?

-Teníamos conversaciones avanzadas con personas de fuera que nos daban pie a pensar que no se daría el problema. Negociaciones de gestión y de compra del club que estoy seguro que se va a terminar materializando. Esta temporada, como la anterior, como todas, se pagará todo y a lo mejor lo que hay este año es un cambio de titularidad.

-Insiste mucho en esa inminente venta del Avilés.

-Si, estamos en la recta final de las posibilidades y la gente que tiene interés está forzando el tema. Ya son muchos años con una presión que viene de todos los lados y habiendo compradores ha llegado el momento de tomar una determinación. Y espero que eso suceda antes de final de temporada.

-¿Esa es la garantía que se le ha dado a los futbolistas del actual equipo para que no haya más bajas?

-No he hablado con ellos, el mensaje que tiene la gente que trabaja conmigo sabe que estoy negociando, pero no que se vaya a producir una venta. Hay jugadores que se han marchado, otros han podido hacerlo, eran libres para irse y no lo han hecho, unos tienen interés en estar aquí y otros ponen lo deportivo por encima de lo económico. Al final cobrarán y eso lo saben. Siempre se ha pagado y esta temporada no será diferente en ese aspecto.

-El Avilés está en boca de todo para mal. Cosas como no pagar la tarifa arbitral suenan a chiste malo.

-Lo entiendo, eso es fruto de la situación que tenemos, no podemos cambiarla. Hay una presión y un estrangulamiento del club con la que tenemos que convivir.

-¿Quién estrangula al Avilés?

-Todos saben lo que hay, lo que está claro es que esa situación no se generan dentro del club sino fuera.

-El equipo nunca cayó tan bajo, ha llegado a ser penúltimo.

-No tengo en mi cabeza la historia para saber si es así, pero eso ha sido consecuencia de las circunstancias. Otros años estuvimos primeros, con buenas plantillas, y jugamos por ascender, pero la realidad es que seguimos en Tercera División. En otras temporadas el Avilés hizo grandes primeras vueltas y perdió fuelle en la parte final. Espero que esta vez se vea lo contrario y estoy seguro que el equipo irá a más porque en la segunda vuelta tendremos en el equipo más futbolistas para ayudar.

-Es curioso que se hable de fichajes cuando no se paga a los que están en la plantilla. ¿Quién se atreve a venir al Avilés?

-Eso no lo puedo explicar yo, tienes que hablar con el director deportivo que es la persona que se encarga de hablar con los futbolistas.

-En la plantilla hay un jugador, el portero Lucas, a quien pagan sus representantes. ¿Ese es el modelo a seguir?

-Es posible que los tiros vayan por ahí. Lo que se necesitan son futbolistas. La dirección deportiva sabe que no se puede traer gente que cueste dinero porque no lo hay.

-¿Abrir la puerta a las bajas por impagos es una táctica para abaratar los costes?

-No te lo puedo decir, desconozco la estrategia deportiva porque nunca me he metido en esas funciones. No he dado ninguna consigna de ese tipo, lo único que he dicho es que no podemos gastar dinero en fichar jugadores.

-Tampoco se mete en la escuela, para eso tiene a Ulpiano Cervero.

-Ulpiano ha vuelto a administrarla y como siempre que lo ha hecho, la tiene al día y funcionando.

-El año pasado ya estaba al frente, pero no se pagó nada hasta que llegó el grupo mexicano. ¿Qué se hizo con el dinero de las cuotas?

-Como no hay dinero para todo igual lo que se hizo fue pagar el primer mes a la primera plantilla y aplazar el pago en la escuela, a la que después se dejó de pagar por esa cabezonería cuyas razones aún no puedo comprender porque tenían libertad para tomar decisiones. No les hacía falta comprar el club para gestionar la escuela.

-Ellos dicen que no se les dejó administrarla y poner a Raúl González al frente. Salió el contrato de Xiel...

-No tenían ningún impedimento en poner a Raúl. Cuando llegó José Luis Tamargo en verano Xiel ya estaba en el Avilés y formaba con él la comisión técnica. Y Xiel nunca se negó a marchar pidiendo nada a cambio, pero nadie se lo pidió, lo único que hicieron fue salir en los medios diciendo que no les dejamos llevar la escuela. Estoy seguro de que no se atrevieron a hacerlo porque no es fácil gestionar la cantera, hay que trabajar mucho. En ningún momento nos molestó que Raúl pudiera dirigir la escuela del Avilés, pero todo fue una apariencia, no tenían ninguna prohibición para hacerlo.

-¿Qué puede pasar en el juicio que está pendiente si usted vende y al final la razón está de lado de IQ?

-Teóricamente el Real Avilés tendría que asumir una indemnización.

-Antes hablaba de esos dos grupos que quieren comprar el Avilés. Y Cañedo habla de inversores mexicanos.

-Son dos cosas distintas, yo estoy negociando la posible venta del club y Cañedo gestiona la llegada de inversores, con publicidad, trayendo futbolistas. La mayoría de ellos están participados por sociedades de inversión, ellos ponen una cantidad por un determinado futbolista y comparten sus derechos con el club.

-El Stadium tiene más socios que el Avilés. ¿Cree que podrá ocupar el sitio del primer club?

-Creo que no, pero es una opinión como tantas. El Stadium no deja de ser como en su día el Carbayedo, o el Navarro, un equipo más de la ciudad. Y cuanto más arropado esté más arriba llegará, pero desbancar al Real Avilés como primer equipo de la ciudad es más complejo de lo que parece.

-Tiene más socios y deportivamente se acerca. Puede llegar el momento en el que coincidan.

-¿Y? También el Oviedo cayó a Tercera División y se enfrentó a equipos vecinos. Hoy está en Segunda División y llegará a Primera.

-El Avilés es el decano del fútbol en Asturias, pero nada invita a pensar en un futuro esperanzador.

-En el momento en el que se recupere el tema deportivo lo demás volverá y eso puede suceder de la noche a la mañana. Desaparezco yo y entra gente nueva que parta de cero en todo y con un buen equipo que consiga buenos resultados la afición volverá al Suárez Puerta. Y si hay interés en comprar el Avilés es con un objetivo, llevar al equipo a categorías más altas, no para tirar el dinero. Y si esa situación, como así espero, se da, me sentaré en mi casa a ver si el problema del club para no poder crecer era Tejero.

-Lleva más de veinte años y no se le conoce uno tranquilo.

-He superado muchas guerras y crisis deportivas, al final ahí seguimos y el Real Avilés, como otros equipos que sufren problemas, sigue su camino. Y lo seguirá, no lo dude.

-Lo nunca visto es estar bloqueado en la federación por deudas.

-Hay un problema de números y la próxima semana se resolverá

-¿Cuánto dinero debe el Avilés?

-A la Seguridad Social unos 100.000 euros, hace unos dos meses recibió unos 60.000 que estaban retenidos por los embargos en la federación, como los derechos de formación de Sergio, del Sporting. Con Hacienda es testimonial, unos mil euros, y lo del Ayuntamiento, que son 250.000 más los intereses con los que se llega a unos 4000.000. Y lo que se debe de esta campaña al equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos