Real Avilés

La batalla en el Real Avilés se recrudece

Con la venta del club descartada, la gestión se complica y pone en peligro el proyecto | José María Tejero no da por bueno el presupuesto y la escuela de fútbol es el caballo de batalla de un pulso con IQ Finanzas al que no se ve salida

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Lejos de aminorar, la batalla interna en el seno del Real Avilés se recrudece por momentos y a cada minuto que pasa las posibilidades de entendimiento entre la propiedad del club y el grupo gestor se reducen casi a la nada. Las últimas exigencias de José María Tejero para firmar las licencias, presupuesto avalado y liquidación económica de la escuela de fútbol, se entienden en IQ Finanzas como una especie de chantaje.

«A pesar de haber pagado la deuda que no nos correspondía, el señor Tejero bloquea los registros solicitando un aval, pero eso es irregular ya que nosotros cooperamos para poder ejecutar la temporada y él no coopera reconociendo lo que hemos invertido, ni facilitando las cosas. Solo hay permanentes dificultades». Álvaro López lamenta una actitud que considera hostil para su grupo, «a pesar de salvar la temporada pasada pagando en diciembre los sueldos del primer equipo y en la escuela que ellos no hicieron».

Las posiciones están totalmente alejadas y la falta de acuerdo mantiene al club paralizado, sobre todo en lo concerniente al primer equipo, en el que no se podrán tramitar las fichas sin la firma del presidente, quien ayer reiteraba su exigencia: «Tienen que pagar la deuda con la escuela y garantizar el presupuesto de la temporada».

IQ Finanzas cumplió el lunes la exigencia de pagar los avales, 32.500 euros, para desbloquear al Avilés en la Federación Española, pero al margen de la intervención en el ente federativo, ese trámite está solucionado. Pero el recado que envía Tejero pone nuevas trabas que no tienen fácil solución. El grupo gestor envió el miércoles el presupuesto de la temporada a Julio Scheilch, interlocutor de la propiedad y no hay aceptación del mismo porque «falta una parte y no está avalado».

Más noticias

Esa parte que falta se refiere a la escuela de fútbol, que no aparece reflejada en el documento enviado al propietario del Real Avilés, quizás porque en IQ Finanzas se plantean no administrar la cantera en la situación actual. Algo que Tejero difícilmente aceptará, como tampoco el presupuesto, de unos 300.000 euros, sin una garantía, que los gestores no entienden necesario después de gastar en los meses que llevan en el club casi medio millón de euros. También se recuerda que «la pasada temporada el club tuvo unos ingresos, por socios, publicidad, y la cantera con las cuotas y el pago del material deportivo por parte de cada jugador, los patrocinadores de esas camisetas... A pesar de recaudar dinero no se pagó nada, lo tuvimos que hacer nosotros en diciembre».

Si los gestores no alcanzan un acuerdo con el propietario, el equipo de Tercera División tiene un escabroso futuro porque sin las fichas tramitadas no podrá competir, ni ya en partidos oficiales, tampoco por razones obvias en los amistosos, para empezar el próximo martes, día 25, en Viveiro.

En la escuela de fútbol el problema está resuelto. Según pudo saber este periódico, antes de producirse el bloqueo federativo por los impagos en la AFE, el Real Avilés inscribió a todos los equipos y a sus futbolistas, con las plantillas diseñadas por Xiel y Ulpiano Cervero casi cerradas al cien por ciento.

En el equipo de Tercera División, que también fue inscrito en tiempo y forma, cuenta en su plantilla con tres jugadores que tienen la licencia tramitada y pagada la Mutualidad: Sergio Ríos, Álex García y Esteve Peña. Los demás tendrán que esperar a que se resuelva el pulso en la cúpula del Avilés.

Fotos

Vídeos