Real Avilés

«El Real Avilés vive una mala época, pero no podemos tirar la temporada»

Luis Nuño saluda al público tras uno de sus goles./MARIETA
Luis Nuño saluda al público tras uno de sus goles. / MARIETA

Luis Nuño, máximo goleador del conjunto blanquiazul, se muestra contento con sus tantos pero más aún por «el equipo, que poco a poco vamos mejorando»

SANTY MENORAVILÉS.

Con cinco dianas, Luis Nuño, uno de los últimos fichajes del Real Avilés esta temporada tras un verano muy convulso, está siendo uno de los artífices de la ligera mejora que está experimentando el conjunto blanquiazul en las últimas semanas, más sólido en defensa desde la llegada de un especialista en la materia como es Xiel. Discípulo del de Peñaullán en el Praviano, conjunto con el que ambos disputaron un 'play off' de ascenso que sirvió al avilesino para firmar por el Socuéllamos de Segunda B, el rápido atacante está mostrando sus virtudes jugando solo en punta.

«Más que por los goles, estoy contento por la victoria del otro día ante el Roces, en casa ante un rival directo. Lo bueno de marcar es poder ayudar al equipo, y más ahora que nos quedan dos partidos muy difíciles, el primero contra el Oviedo B», explica el futbolista. El mérito de los blanquiazules el pasado domingo fue levantarse a las primeras de cambio de la goleada recibida en Langreo, «un palo bastante grande aunque se podía esperar que perdiéramos teniendo en cuenta cómo estamos los dos equipos».

Más noticias

A pesar de las buenas sensaciones defensivas y a la contra que demostró el equipo el domingo frente al TSK Roces, Luis Nuño insiste en que «poco a poco hay que seguir mejorando. Estamos mejor en la parte defensiva, el domingo dejamos la portería a cero y eso es muy importante, pero, aunque sea a paso lento, tenemos que continuar en línea ascendente». En cuanto a su estado de forma, el avilesino reconoce que «más o menos las ocasiones que estoy teniendo las estoy metiendo. Si jugamos como hasta ahora, juntos atrás y haciendo año a la contra conmigo solo en punta, tengo que seguir en este estado de forma para ayudar al equipo con goles».

Nuño se siente cómodo con esta forma de jugar, a las órdenes de posiblemente el entrenador más importante de su carrera, que le recogió del Navia y lo envió a Segunda B. «Mi virtud es la velocidad, buscar la espalda de la defensa, y suelo tender a irme a la izquierda para salir por dentro y buscar mi pierna buena. Curiosamente, el domingo marqué los dos con la izquierda, cosa rara en mí», sonríe.

Después de «un verano muy raro, con situaciones que nunca había vivido», el delantero asegura que «todo está olvidado y solo estoy centrado en hacer bien las cosas esta temporada. Es verdad que el Avilés vive una mala época, que viene poca gente al campo y así es difícil jugar, pero no podemos tirar el año, ni en lo colectivo ni en lo personal». Acostumbrado a jugar fases de ascenso con el Langreo, Nuño no oculta que «cuando vine al Avilés no pensaba en estar en esta situación, pero ahora mismo es lo que toca, tenemos que pelear con los de abajo y no podemos rendirnos».

En lo personal, el avilesino espera hacer «un buen año, porque repercutirá en beneficio del equipo y de mí también, pues cuanto mejor lo haga más posibilidades tendré la próxima temporada o de seguir aquí o de irme a un equipo mejor».

El equipo realizó ayer en La Toba 3 un intenso entrenamiento con bastante carga física ante la que los jugadores respondieron bien. Pablo Tineo es alta, Anselm está pendiente de que le quiten la escayola y Domínguez no llegará a tiempo. Xiel matiza que «no he reducido un día de entrenamiento. Antes los viernes iban a Balagares, al final también eran cuatro días, y prefiero que tengan uno más para descansar: viernes o sábado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos