Real Avilés

Avilés y Marino se cambian los papeles

El abrupto cambio de gestión a finales de verano en el conjunto blanquiazul y la buena planificación de Luis Gallego han variado el paisaje reciente

SANTY MENORAVILÉS.

Seis años ha durado la hegemonía del Real Avilés sobre el Marino de Luanco. La llegada del grupo Golplus al Suárez Puerta en junio de 2011 significó un antes y un después en la historia reciente de un equipo realavilesino que desde entonces ha disputado tres 'play off' de ascenso a Segunda División B y uno a Segunda División. Seis campañas en las que, como manda la lógica, el conjunto blanquiazul era el tercero a la hora de elegir a los mejores futbolistas asturianos y el Marino, entre otros conjuntos, tenía que conformarse con los restantes.

Sin embargo, lo acontecido este verano, el abrupto cambio de gestión en el Real Avilés mediado el mes de agosto y el buen hacer de Luis Gallego y del técnico Oli a la hora de incorporar futbolistas en la época estival han cambiado las tornas. Como sucediese tras el último descenso a Tercera con el presidente José María Tejero al mando del conjunto avilesino y hasta la llegada de Golplus, el Marino se ha subido a las barbas de su vecino, al menos sobre el papel.

Y es que aunque Iván Palacios ha hecho milagros para formar una plantilla competitiva que aún se reforzará más en los próximos días, el fútbol asturiano coincide al señalar al Marino como principal candidato al título esta temporada, teniendo en cuenta que ha firmado, por ejemplo, a varios futbolistas de un Caudal que el pasado curso logró la permanencia en Segunda B. Una plantilla veterana, sí, pero de muchas garantías para la categoría.

Más noticias

Así las cosas, nadie niega que para el partido del domingo (Suárez Puerta, 18 horas), los de Oli son los favoritos para alzarse con el triunfo. Sin embargo, los pronósticos no siempre se cumplen en un deporte como el fútbol, en el cual las cosas hay que demostrarlas sobre el césped y no siempre gana el que en la pizarra es superior. Variables como el Suárez Puerta, que siempre pesa, o la propia camiseta del Real Avilés, suelen influir cada vez que el pitido inicial del árbitro resuena en Las Meanas.

Pocos secretos tiene el Marino para Iván Palacios. Alguno más el Real Avilés para Oli, pues en la plantilla blanquiazul se encuentran varios futbolistas de fuera de la región que están debutando esta temporada en Asturias. Además, el conjunto blanquiazul se parecerá poco al del pasado domingo en Tuilla por las sanciones de Expósito y Domínguez, algo que en cierto modo, a pesar de que obviamente no han sido buenas noticias para el técnico blanquiazul, le añade a su planteamiento táctico una dosis de factor sorpresa.

Además de los citados centrales, Palacios no podrá contar con los lesionados Adrián y Santa, a la espera de cómo evolucione Carlinos. El técnico continúa pendiente también del tránsfer de Thomas y del fichaje de Luis Nuño, dos importantes refuerzos para el equipo que ayer tampoco estaban confirmados todavía a la espera de procesos burocráticos. Por su parte, Oli podrá contar salvo incidencias de última hora con toda su plantilla al completo, si bien Pablo Hernández todavía no tiene ritmo de juego.

Un partido que le llega pronto al Real Avilés pero que no por ello deja de ser esperado por ambas aficiones y atractivo para los amantes al fútbol de la región. Un choque siempre emocionante en el que a pesar de las circunstancias el conjunto blanquiazul se mostrará competitivo. La presión, para el Marino.

Fotos

Vídeos