Real Avilés

El Real Avilés se encomienda a la Virgen de La Luz

Los dos capitanes del equipo blanquiazul, Carlinos y Pablo Coutado, fueron los encargados de realizar la ofrenda floral a la Virgen de La Luz, patrona de Avilés./MARIETA
Los dos capitanes del equipo blanquiazul, Carlinos y Pablo Coutado, fueron los encargados de realizar la ofrenda floral a la Virgen de La Luz, patrona de Avilés. / MARIETA

El equipo realiza la tradicional ofrenda a la patrona cuando más ayuda necesita | El capellán del club, Alonso Abel, recordó que «con equipos mejores no se lograron los objetivos» y animó a la plantilla actual a no desfallecer

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

La tradicional ofrenda del Real Avilés a la Virgen de La Luz no se pudo realizar como es menester antes de que el curso deportivo diera comienzo, por las circunstancias por todos conocidos. Así que el club no ha podido encontrar mejor momento para cumplir con ese protocolo que la actual semana, en la que el equipo blanquiazul ha podido tocar fondo, rozando como está posiciones de descenso y con el relevo de entrenador aún caliente.

La plantilla que desde el martes dirige José Luis Díaz, Xiel, cumplió la sesión del día en La Toba antes de encaminarse hacia la ermita de La Luz, con los técnicos y parte de la directiva del club avilesino, con el consejero delegado Julio Scheilch al frente. En la iglesia esperaban el párroco titular de Villalegre y La Luz, Francisco del Rey, y al capellán del Real Avilés, Alfonso Abel, quien un año más dio un curso de buena memoria en todo lo que se refiere al conjunto blanquiazul, del que es confeso y acérrimo seguidor desde hace muchos años.

Tantos como que estuvo «en el último ascenso del Avilés en el terreno de juego», recordó en la homilía al referirse al regreso al pasado con la llegada de Xiel al banquillo. Tuvo un recuerdo para Iván Palacios, pero Abel repasó la historia reciente para recordar que «con equipos pretendidamente muy buenos, el Avilés no subió estos dos últimos años, y tampoco en el de Golplus, que al final tuvo que comprar la plaza en los despachos».

Recalcó ese regreso a los orígenes como forma de alentar a un equipo que pasa por sus peores momentos, y también recalcó a los futbolistas que «el esfuerzo siempre tiene premio por lo que no se puede desfallecer», dijo en referencia al duro calendario que le espera al equipo avilesino. «El domingo hay que jugar en Llanes, el miércoles viene el Valdesoto al Suárez Puerta y el siguiente domingo toca ir a Langreo».

Hará falta la ayuda divina para que el Real Avilés salga airoso de este trance en el que se encuentra, al borde del descenso. La ofrenda a la Virgen de La Luz quizás ayude. Los dos capitanes del equipo, Carlinos y Pablo Coutado, fueron los encargados de realizarla físicamente en el altar, depositando un ramo de flores a los pies de la patrona de Avilés.

Tras el acto litúrgico se celebró en La Cantina de Villalegre una comida para unir más lazos en esta difícil temporada.

Más noticias

Fotos

Vídeos