Real Avilés

El Avilés estuvo más cerca de la victoria

Carlinos y el juvenil Barra cierran el camino del senegalés Saha, que estuvo siempre muy vigilado.
Carlinos y el juvenil Barra cierran el camino del senegalés Saha, que estuvo siempre muy vigilado. / SUSANA SANMARTÍN

Se adelantó en el minuto uno, regaló el empate al Siero, mandó un tiro al larguero y reclama un penalti | El golazo de Coutado y la buena imagen del equipo de Palacios en El Bayo tuvo su factura con las importantes lesiones de Adrián y Santa

NACHO GUTIÉRREZ SIERO.

Ya lo había advertido Aníbal López, entrenador del Siero, cuando el viernes se le apuntó el favoritismo del Siero en la visita del Real Avilés: «No me fío de lo que se diga, esto es fútbol y los jugadores del Avilés no son mancos». Y el fútbol le dio la razón porque el equipo de Iván Palacios estuvo más cerca de la victoria que su rival (1-1) en un partido bien competido por parte de los avilesinos, a los que el reparto de puntos que hasta les sabe a poco. Un posible penalti a Carlinos y un remate de Chus González al larguero fueron los cartuchos con los que el Avilés pudo dar en la diana y apuntarse el triunfo, que deja la factura de dos lesiones importantes, la de Adrián en la rodilla y la de Santa en el tabique nasal.

1 Club Siero

1 Real Avilés

Las circunstancias en las que ha salido a competir el equipo de Iván Palacios, por todos conocidas, pesan pero no tanto. Ante el indolente Praviano y con cuatro días de entrenamientos, el Avilés empató y se pudo llevar la victoria. Ayer se esperaba mayor sufrimiento, pero el Siero no fue tan fiero como se presumía.

Más noticias

Quizás influyó el golpe de autoridad que pegó encima de la mesa a los 50 segundos Pablo Coutado. En un saque de banda lateral por la derecha pidió el cuero en la medular polesa y tras ganar unos metros soltó un zurdazo que limpió las telarañas de la escuadra de Kike. Un tanto que dejó tocado al Siero, a merced de su rival durante unos cuantos minutos.

Pero los de Aníbal López empezaron a mandar balones al área de un Lucas que pasó su primer apuro al cuarto de hora en una salida al aire en un saque de esquina que Saha no cabeceó con buena dirección. Poco después la defensa tapó dos remates de Osky y Valdés en la misma jugada.

Sin pasar agobios, el contratiempo avilesino llegó rebasada la media hora cuando Adrián, en un giro tras controlar un balón largo, se lesionó en la rodilla derecha dando paso al debutante Pablo Tineo, que se alternó con Pablo Coutado en las posiciones de avance.

El partido se había enfriado y con el descanso a la vuelta de la esquina llegó el pecado del Avilés, que ya había tentado a la suerte jugando en corto con y desde su portero. Lucas se la dio a Chus González, al que Andrés Barrera fue a presionar, llevándose un balón que acabó en el aire para que el gigante Saha marcara el empate de cabeza.

La ocasión de Chus

La salida del segundo tiempo iba a ser casi un calco del primero. Antes de cumplirse un minuto Chus González tuvo el gol en sus botas cuando recibió un servicio de Alexis desde la izquierda para, dentro del área, largar un derechazo repelido por el travesaño. Anselm, en el siguiente ataque, desbordó y disparó a puerta salvando un defensa.

Para completar el tramo inicial, el dinámico Carlinos se animó en un avance personal orientado por la izquierda y en el último desborde dentro del área se fue al suelo tras la llegada de David. Lo que parecía un claro penalti lo tradujo el colegiado Abelleira en simulación y tarjeta amarilla al futbolista del Avilés.

Esos avisos sirvieron para que el Siero no terminara de tirarse a un ataque desesperado en busca de la victoria. Aníbal fue paciente y hasta el tramo final no sacó todo su arsenal de ataque, con Cris Alonso, autor del único remate decente de los polesos, desde fuera del área con la zurda y rozando la escuadra. A Saha lo buscaron sus compañeros siempre, pero casi nunca lo encontraron porque Santa y Fonso despacharon muy bien su trabajo.

El Avilés mantuvo su orden asumiendo que el cansancio impedía ya aventuras en ataque y solo una jugada personal de Fonso con remate lejano que se fue desviado fue lo que pudo negociar hasta el final sin pasar ningún agobio, aunque sí otro susto. A los 82 minutos una pelota aérea la disputaron Saha, Lucas y Santa, que se llevó la peor parte. El central avilesino tuvo que dejar el terreno de juego y tras cambiarse ir al hospital.

Los minutos finales no aportaron ninguna situación de inquietud y el empate se consumó en un prolongado tiempo añadido por los parones del partido. El Avilés, cuya camiseta debe pesar como dicen a vista de los rivales, compitió bien en El Bayu y contradijo leyes de la lógica que en el fútbol es una palabra que, a la vista está, no existe.

Fotos

Vídeos