Real Avilés

El Avilés acude bajo mínimos al Rabanal

Domínguez, en primer plano al lado de Barra, vuelve al equipo tras más de dos meses de ausencia por lesión. / MARIETA
Domínguez, en primer plano al lado de Barra, vuelve al equipo tras más de dos meses de ausencia por lesión. / MARIETA

Las circunstancias y los números a domicilio no hacen presagiar nada bueno, pero tampoco hay que descartar una campanada avilesina | Xiel solo cuenta con once futbolistas del primer equipo para medirse a un Covadonga con aspiraciones

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

Bajo mínimos. Así se presentará este mediodía el Real Avilés para medirse al Covadonga (12.30, Juan Antonio Rabanal) en el tercero de cuatro partidos que el diezmadísimo equipo blanquiazul afronta en esta transición de finales de noviembre y apertura del último mes de un año para olvidar.

Las circunstancias del club avilesino, con tres meses de impagos, un proyecto realizado a marchas forzadas, y una plantilla plagada de bajas entre los lesionados y los que se marchan porque no cobran, convierten al de Xiel en un equipo cercenado que va directo al estrelladero. Once son los futbolistas del primer equipo que acuden a esta cita, con los esforzados chavales de una cantera en la que tampoco sobran, precisamente, los efectivos, ni en el filial, que a veces no puede completar su propia convocatoria, ni el juvenil.

Más Real Avilés

Con estos mínimos es complicado salir a flote, aunque el equipo se defiende para no hundirse del todo. Xiel trata de sacar de donde hay muy poco y a pesar de que todo está del revés, lo va consiguiendo a su manera. El goteo de bajas en la plantilla, tras las marchas de Vázquez y de Fonso, es la mayor amenaza que tiene el equipo en su intento de salir adelante y escalar posiciones para, al menos, no seguir jugando con el descenso en una temporada que está perdida.

Con esas circunstancias, sin tener ninguna certeza de cobrar los salarios, y con las críticas de la directiva porque se cobra mucho y se suman pocos puntos, los futbolistas del Avilés afrontan hoy la visita al Covadonga, un equipo con muy buena pinta que no ha logrado aún dar el paso que le lleve a la zona noble de la clasificación, aunque está muy cerca de meterse.

Esa es la necesidad de un modesto y bien ordenado Covadonga, que contrasta con el estrambote de un Avilés que se mueve desde el inicio de la temporada entre las tinieblas de una clasificación en la que puede volver a caer a lo más bajo si no logra sumar en el Rabanal. Las circunstancias, pero también los números, juegan en contra del equipo avilesino, que tan solo ha sido capaz de sumar dos puntos en sus ocho partidos a domicilio.

Tampoco se puede despreciar una sorpresa, porque sucede muchas veces, porque, aunque sean pocos, en la plantilla blanquiazul hay futbolistas muy capaces. Y porque el Covadonga ha flojeado más de la cuenta en su campo. Tanto que tiene peores números que su rival, un factor que Xiel espera aprovechar para que el Avilés se apunte su primer pleno como visitante.

Con los efectivos en el límite de mínimos, el técnico praviano tiene en la defensa la mayor necesidad por la marcha de Vázquez y Fonso, que se alternaba en varias posiciones, la sanción de Sergio Menéndez y la lesión de Thomas. La gran novedad es el regreso a la convocatoria de Domínguez nueve jornadas después de disputar el último de los tres partidos que ha disputado. Sin más remedio tendrá que salir desde el principio pese a su larga inactividad y falta de ritmo competitivo. Adama, con unas molestias, podría empezar el partido desde el banquillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos