Real Avilés

Real Avilés | «Si Álvaro López quiere continuar gestionando el club debe comprarlo»

Julio Scheilch y Luis Puebla se saludan sonrientes, con José Luis Tamargo detrás, antes de reunirse todos con la edil Ana Hevia.
Julio Scheilch y Luis Puebla se saludan sonrientes, con José Luis Tamargo detrás, antes de reunirse todos con la edil Ana Hevia. / MARIETA

José María Tejero abre de nuevo la puerta a vender el Real Avilés al empresario chileno | El acuerdo sería el mismo que en julio, pero el chileno pide «elaborar con calma el contrato» y el avilesino «cobrar lo pactado antes de firmar»

SANTY MENOR AVILÉS.

Hace casi un mes, el pasado 15 de julio, José María Tejero, máximo accionista del Real Avilés, declaró a este periódico que «el plazo de venta ha concluido y ésta queda anulada. Ahora, a otra cosa». Fue la conclusión a varios días de negociaciones para la venta del club a Álvaro López, representante de IQ Finanzas, que no llegaron a buen término por pequeños pero importantes detalles. «Dijimos que a la firma del contrato se nos debían pagar 500.000 euros y eso no fue sido así. Ni los hemos visto ni se incluyeron en el contrato que nos enseñaron. Ahí sólo aparecían los 32.000 de deuda con los jugadores», explicaba entonces.

En menos de cuatro semanas ha pasado de todo en el Real Avilés. Dos proyectos paralelos, dos directores deportivos, dos cuerpos técnicos y dieciocho jugadores por un lado y dos por el otro. Un caos sin precedentes en el fútbol español. José María Tejero regresó a la gestión del club, pese a haber presentado una demanda en el juzgado semanas atrás, acogiéndose a una cláusula del contrato por incumplimiento del mismo, pues «ni se han hecho cargo de los pagos de la escuela, ni han presentado el presupuesto en tiempo y forma y además han filtrado el contrato a los medios en contra de la confidencialidad», reitera.

Más noticias

Sin embargo, este ataque frontal del máximo accionista contra Real Avilés Gestión Deportiva podría diluirse de una manera: con la venta del club a Álvaro López «con el mismo acuerdo de julio, elaborado por ellos, pero esta vez cumpliéndolo». Es decir, Tejero asegura que «si pagan el dinero pactado a la firma del contrato no habrá problema, porque yo estoy interesado en vender el club, pero si no lo hacen, como la otra vez, entonces tienen que irse. A la gestión no volverán de otra manera porque desde abril que les enviamos un burofax tuvieron tiempo de sobra para pagar las deudas con la escuela, entre otras cosas. No lo hicieron y se jactaron de ello públicamente».

Es la principal exigencia de Tejero para firmar un contrato que Álvaro López quiere elaborar con premura. «Yo estoy abierto a comprar el club como lo he estado siempre. El acuerdo me parece bien y tenemos dinero para hacer frente al pago que acordamos, pero no estamos hablando de caramelos y estas cosas llevan su tiempo. Me preocupa que se quieran acelerar tanto las cosas porque las diligencias y el trabajo de los abogados lleva su tiempo y el comienzo de la liga está ahí. Yo, si hacemos el contrato con calma y estudiamos bien todo, estaría encantado de comprar el club y empezar a organizarlo bien todo», explicaba ayer a este periódico.

Las declaraciones del chileno vislumbran un elemento importante dentro de la negociación. ¿Qué ocurre con los proyectos paralelos? Si la firma del acuerdo de venta se retrasa, ¿qué equipo comenzará a competir el próximo fin de semana? López espera que «las cosas se hagan con lógica y, si vamos a comprar el club, se nos deje empezar a competir». En ese sentido, cabe recordar que José Luis Tamargo cuenta con una plantilla de dieciocho jugadores y la de Alain Menéndez consta de dos, y, pese a tener apalabrados más, no parece sencillo que un futbolista se arriesgue a firmar por un equipo que podría ser vendido al día siguiente.

Las negociaciones, iniciadas hace días en las reuniones mantenidas entre José Luis Tamargo y Julio Scheilch, van tomando velocidad con el paso de las horas, todo ello en un día diferente, pues el Ayuntamiento acogió una necesaria reunión entre la concejala de Deportes, Ana Hevia, y representantes del la propiedad del club y la gestora, concretamente José Luis Tamargo, Luis Puebla, Julio Scheilch y José Ramón Rumoroso.

En el encuentro, la edil les instó a que «no se produzcan nunca más incidentes como los de la semana pasada en la instalación municipal de Miranda». En cuanto a la situación del club, Hevia explicó que «me han dicho que están negociando entre las partes, por lo que espero que, por el bien del fútbol y del deporte de la ciudad lleguen pronto a un acuerdo positivo para todos».

Tras la reunión en el consistorio, los cuatro protagonistas continuaron dialogando en una comida que tuvo lugar en La Serrana, así como Julio Scheilch se reunió con José María Tejero, que ayer ya estaba en Avilés, para trasladarle toda la información. Con las partes predispuestas a un acuerdo de compra-venta, al igual que en julio, las incógnitas se multiplican dentro de lo que se ha convertido en un serial infinito.

Fotos

Vídeos