Real Avilés

La afición da la espalda al Real Avilés

Menos de doscientas personas siguieron el primer partido de la temporada del Real Avilés ante el Praviano.
Menos de doscientas personas siguieron el primer partido de la temporada del Real Avilés ante el Praviano. / PATRICIA BREGÓN

Las peñas boicotean el proyecto de Tejero, que en su primer partido reunió a poco más de cien aficionados | El estreno de temporada no registró incidentes de orden público y solo al inicio del partido hubo manifestaciones verbales en contra del presidente

NACHO GUTIÉRREZSHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

El esperado primer partido de la temporada del Real Avilés siguió el guión que se suponía en las vísperas. El grueso de la afición dio la espalda al equipo con su ausencia, las peñas confirmaron su boicot al proyecto de José María Tejero con una protesta desde los exteriores del Suárez Puerta, y en el estadio 180 asistentes contados a dedo, de los que poco más de un centenar eran reconocidos aficionados si descontamos del total a los visitantes que venían a ver ganar al Praviano en una oportunidad pintiparada, y a los familiares de los futbolistas locales, varios de ellos locales. Aunque desde la propiedad del Real Avilés existía la preocupación por posibles incidentes, lo cierto es que el partido se desarrolló sin ningún tipo de problema, ni antes, ni durante ni al final del mismo. Casi una balsa de aceite porque Avilés no da para mucho más, para bien o para mal, aunque un veterano seguidor que se abstuvo de acceder al estadio con su recibo de socio de años, «lo peor que se puede llevar Tejero es la indiferencia de la gente. No somos muchos los que protestamos, pero que no cuenten con muchos de nosotros porque no vamos a renovar el recibo por más que nos duela porque sentimos los colores del Real Avilés».

Más noticias

El club, que el jueves envió una nota oficial solicitando respeto, contrató un numeroso contingente de seguridad privada para controlar las puertas de acceso. Por si las moscas la Policía Nacional destinó a cuatro de sus efectivos a modo de refuerzo, pero no hubo necesidad de nada porque los que estaban dentro iban a ver el partido y animar a los equipos, mientras en el exterior medio centenar de peñistas hacían ruido al comienzo del partido. Contra José María Tejero, sin que su entrenador, Iván Palacios, se librara de recibir algún improperio verbal durante los ejercicios de calentamiento.

Los peñistas, de El Paraguas, Orsay o Lolín Lloriana, no tardaron en dedicar la tarde a otros menesteres lejos del estadio, y el grueso de Galiana Xoven repartió el tiempo de partido en los dos extremos de Juan Ochoa. Tras el arranque decidieron ver los toros desde la barrera, ya sin descalificaciones pero con el sentimiento a ras de suelo.

Los peñistas solo se manifestaron al inicio del choque y aseguran que no seguirán al equipo esta temporada La asistencia de ayer recordó los peores momentos del club a nivel de apoyo popularEl máximo accionista no acudió al estadio, pero se dieron cita sus hombres de confianza

Dentro del recinto deportivo no hubo reproches para el presidente. Los aficionados locales presentes animaron a los jugadores del Real Avilés en su esfuerzo ante el Praviano y cuatro integrantes de Galiana Xoven, que «no abandonamos al equipo por encima de quien lo dirija», dedicaron algunas palabras gruesas al gestor de IQ Finanzas, Álvaro López.

A la par, estos seguidores jalearon al que fue gerente en las primeras semanas del grupo mexicano en el club, José Ramón Cañedo. El ovetense, que tiene puesta y admitida una demanda contra los gestores, con una importante cantidad de dinero reclamada, se ha vinculado al proyecto de Tejero y representó al Real Avilés en el palco, acompañado de hombres de confianza del presidente, además de los directivos del Praviano y el delegado arbitral.

Regreso al pasado

Aunque alguno hasta sacó lecturas positivas del clima benigno por ausencia de incidentes, lo visto ayer fue lo más parecido a un regreso al pasado, a los peores tiempos del Real Avilés bajo el mandato de su presidente desde hace veinte años. Antes de la llegada de Golplus a la gestión la deriva del equipo era la misma, menos de doscientos aficionados en el Suárez Puerta.

Salvo que algunos terminen por alistarse al proyecto de Tejero, esta vez será peor que en 2010 o 2011 ya que las peñas reiteraban ayer que se pasarán la temporada en blanco, sin asistir a los partidos de casa, y tampoco a los de fuera, como se habría planteado en algún momento. Dar la espalda al Real Avilés actual es la consigna y la temporada promete ser dura en ese aspecto. Hace un par de años setecientos seguidores avilesinos decidieron irse y formar un nuevo equipo huyendo del máximo accionista. Ahora los que se van, pero sin intenciones de cobijarse en otro equipo, son los aficionados de las peñas.

Esta es la triste realizar de un Real Avilés maltratado y cuyo futuro está pendiente de los tribunales de justicia, a los que recurrirá el grupo mexicano IQ Finanzas para recuperar la gestión y defender la inversión realizada desde el pasado mes de diciembre, y que asciende a medio millón de euros. El pulso judicial que está próximo a iniciarse, cuando los juzgados de lo social abran tras las vacaciones de agosto, asegura nuevos capítulos en este mal libro que se escribe en la historia centenaria del Real Avilés, el club decano en el fútbol asturiano y del que todos hablan por la situación que sufre la entidad.

A ras de campo, el equipo que está asumiendo el máximo accionista del club compitió mejor de lo que pintaba, tras apenas cuatro sesiones de entrenamiento con Iván Palacios al frente, aunque esta temporada no es la más propicia, precisamente, para tener aspiraciones.

Y mientras los futbolistas contratados por el propietario lucían la blanquiazul, los que están con IQ, el grupo gestor apeado del carro del Real Avilés, tenían que aguantarse con el primer domingo sin fútbol.

Fotos

Vídeos