Adama Touré, lesionado, es baja para Llanes tras cumplir sanción

N. GUTIÉRREZ AVILÉS.

José Luis Díaz Xiel iniciará su segunda etapa como primer entrenador del Real Avilés en una situación crítica, con el equipo a un punto de caer a puestos de descenso, con una plantilla muy diezmada, y en el campo de un rival que va en el grupo de cabeza, el Llanes. Un panorama complicado que el entrenador de Peñaullán afronta con la mayor entereza posible: «Entre todos tenemos que tirar del equipo».

El problema, al margen de calidades y capacidades, es que en la urgencia de la inmediatez la situación a nivel de efectivos no mejora porque los que fueron baja por lesión la semana pasada -Adrián, Anselm, Pablo Tineo, Domínguez- les sigue acompañando Adma Touré, que tras cumplir sus tres partidos de sanción, está tocado en los aductores y Xiel ya ha decidido no forzar su presencia para que llegue en condiciones de reaparecer la próxima semana, el miércoles 1 de noviembre en el Suárez Puerta frente al Valdesoto.

Con ese plan de bajas a Xiel solo le quedan con ficha del primer equipo una docena de futbolistas, dos de ellos porteros por lo que solo cuenta con diez jugadores de campo. El juvenil Barra y Santa, que ya son de la casa porque se lo han ganado, no solo por las circunstancias, y Marcos, también del filial, completan el grupo de 15 futbolistas. El técnico querría tener uno más para cerrar la lista reglamentaria de 16, pero el juvenil juega el mismo domingo y el regional el sábado a las 19 horas.

Xiel dirigió antes de la celebración de la ofrenda a la Virgen de La Luz un entrenamiento en La Toba, tratando de avanzar en el contacto con sus nuevos pupilos y el trabajo que quiere ver plasmado en Llanes.

Fotos

Vídeos