«No quiero ser parte de este circo»

«No quiero ser parte de este circo»
Abraham, durante su presentación oficial. / JOSÉ PRIETO

Abraham presenta su dimisión irrevocable como entrenador del Real Avilés

SANTY MENOR AVILÉS.

La aventura de Abraham Albarrán como entrenador del Real Avilés no ha alcanzado la semana. Si el pasado viernes era presentado de forma oficial, ayer por la tarde presentó su dimisión irrevocable ante las «trabas que desde el club le están poniendo a la nueva directiva que ha venido conmigo».

El técnico avilesino lamenta que «mientras unos estamos trabajando por el bien del Avilés, otros sólo miran por sus intereses personales. Parece que aquí sólo importa el dinero de los franceses y nosotros miramos para los aficionados. No quiero participar en este circo».

Un miembro de la nueva directiva se reunió ayer por la tarde con José María Tejero y, tras el encuentro, el técnico decidió poner punto y final a su aventura y con él la nueva directiva, que anunció en su cuenta de Twitter oficial que también se desligaba del proyecto.

Abraham asegura que «la gente estaba trabajando con mucha ilusión, ya teníamos apalabrados siete fichajes y estábamos recibiendo mucho apoyo por parte de la afición, pero parece que alguien ha querido abortar todo esto». El avilesino pone como ejemplo que «colaboradores del presidente están ofreciendo a jugadores como Mathieu o Thomas a equipos de Tercera que podrían ser rivales del Real Avilés. Para mí, eso no es mirar por el bien del club».

Aunque «otros quizá aguantan este tipo de cosas, como se ha visto otras veces, yo no soy así. No quiero formar parte de este circo y prefiero irme. He hablado con los jugadores que estaban dispuestos a venir y he querido ser sincero con ellos porque no quería que fueran partícipes de todo este lío».

Ante este panorama, el director deportivo Alain Menéndez deberá buscar ahora un nuevo inquilino para el banquillo blanquiazul, que ha quedado inesperadamente desierto. Cabe recordar que todo comenzó cuando la nueva directiva del club, que finalmente no ha llegado a presentarse en sociedad, anunció el primer fichaje de la temporada para hoy, algo que sentó mal tanto al presidente José María Tejero como al director deportivo, pues debería ser este último el encargado de cerrar cualquier tipo de incorporación al primer equipo.

Este desencuentro originó un malestar general que ha acabado con la dimisión de Abraham, que continúa de vacaciones en Budapest y no regresará a España hasta la próxima semana. El avilesino explicaba ayer que «si cerré fichajes por mi cuenta fue porque Alain me dijo antes de la rueda de prensa que iba a dejar el club y Tejero me dio luz verde para negociar con los jugadores».

Ahora, con los banquillos de Tercera cerrados, el joven técnico medita volver a jugar hasta la próxima temporada. «Tengo 34 años y no me voy a quedar en casa. A ver lo que surge. Estoy tranquilo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos